Diálogo político

Por Manuel Sánchez de la Madrid

 

¿Se complica o se aclara?

En política así son las cosas, recuerdo que mi tío Pablo Silva García cuando era gobernador y se había resuelto un asunto de una forma que no le favorecía del todo a su gestión, pero ponía punto final a una crisis, y palabras más, palabras menos, me dijo “…mira, la política se dice que es una actividad en la que los eventos son circunstanciales, casuales, pues no, yo creo que es una ciencia exacta, ocurre lo que tiene que pasar, se ajusta a los elementos en juego. Es exacta…”

Ayer se sacudió el ambiente político en el municipio que contiene a la capital del estado, el PRI y el Verde se inclinan por hacer su candidato a Walter Oldenbourg Ochoa, joven empresario, líder de los agremiados en la Cámara de Comercio de Colima, sin experiencia en política, sólido prestigio que le viene de herencia y lo conserva, se asegura que le quitará votos al aspirante panista Héctor Insúa.

Se manejó que Leoncio Morán hizo pedazos la alianza PRD-PAN-MC y se asegura que buscará ser de nuevo el primer edil de Colima impulsado por Movimiento Ciudadano. Roberto Chapula buscará de nuevo la tan peleada alcaldía, en esta ocasión abanderado por el PANAL.

Así las cosas, el voto se fraccionará ante tantas opciones y todas de peso, Héctor Insúa hasta ayer debe haberse sentido ya con la reelección en la bolsa, pero como dijo Don Pablo, la política es exacta y al ingresar al terreno de juego partidos políticos que no se creía tuvieran destacada presencia en la justa política, de pronto se les abren posibilidades de triunfo.

Se asegura que los habitantes del municipio que contiene a la capital del estado en su mayoría son simpatizantes del blanquiazul y los hechos lo confirman, por ello Insúa, político de origen jalisciense que llegó a Colima con una mano atrás y otra adelante, pero con el factor suerte avalado por tréboles de cuatro hojas, sin presencia ni historia en Colima buscó la diputación del Primer Distrito y la ganó, en realidad la regaló el PRI que le puso enfrente a un candidato con cero posibilidades de ganar.

Después, el tapatío busca la alcaldía ya más consolidado, fortalecido con alianzas que lo identifican con un sector social de familias con peso económico y social de primer nivel y le fue fácil ganar a un candidato del PRI sin ninguna posibilidad de presentar pelea.

Así llegó a ser el primer edil de Colima y se engolosinó -cualquiera se hubiera animado-, se dio cuenta que reelegirse era fácil, dejó correr el tiempo, ha gobernado mal, pero descubrió que dar al pueblo “pan y circo” es la fórmula de éxito, por lo que inventó el Festival del Volcán y, justo es reconocerlo, se ha ganado simpatías entre el populacho, sin que tomen en cuenta que ha sido un pésimo gobernante.

Walter será el candidato de los comerciantes, de un buen sector de empresarios, lo que le restará a Insúa votos, Locho es muy conocido -para bien o para mal-, tiene peso entre el electorado y varios panistas lo seguirán, y Roberto Chapula es populachero, le cae bien a muchos colimenses y su papel al frente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, su simpatía personal y carácter campechano, se traducirán en sufragios.

A Héctor Insúa desde ayer ya sus cuentas no son las mismas.

Y no está dicho todo, puede haber sorpresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *