Caldero Político

Juan Ángel Magaña

 

A 15 días del comienzo de la campaña electoral local, la disyuntiva es ¿votar o abstencionismo?

En reuniones de café con amigos, en fiestas sociales y en reuniones particulares, el tema central es si en esta campaña electoral que comenzará en Colima dentro de 16 días de acuerdo al calendario electoral, la gente ¿saldrá a votar el primero de julio o no votara fortaleciendo el abstencionismo?. Esa es la disyuntiva o el contexto político y social que se observa, existe un pesimismo electoral en ello. Pero ¿porque surge esta complejidad?, pues porque cada seis y cada tres años el electorado mexicano y colimeño, se enfrenta a la disyuntiva de votar o no. La indecisión no es cosa de preferencias políticas, sino de credibilidad hacia los actores políticos. La población de forma general, se viene quejando de la falta de seguridad pública en los municipios y en la entidad. ¡Yo me quejo de la inseguridad pública, tú te quejas de la impunidad por la corrupción en las instituciones, él se queja del mal gobierno, nosotros nos quejamos de la falta de Estado de derecho, ustedes se quejan de la deficiencia en políticas públicas, ellos se quejan del narco-miedo!, es decir la población se queja de estos males sociales. Y por eso y a pesar de ello en las próximas elecciones del 1° de julio del 2018, mediante las que se elegirá a más de tres mil funcionarios federales y locales,  estudios académicos, estadísticos tangibles y objetivos, han venido revelando que vota menos la mitad de los ciudadanos en el ámbito federal (aunque la participación aumentará en estados donde se elegirán ciertas gubernaturas que estarán en juego). La interrogante aquí es:  ¿favorece, ello a los partidos políticos con sus coaliciones electorales, sobre todo a los mayoritarios, ya que les permite concentrarse en mantener su voto duro y evitarse la fatiga de convencer a los abstencionistas; o no les favorece?. Hoy en estos momentos realmente como ciudadanos deseamos  que se pueda dar un mayor número de participación con respecto a la anterior elección intermedia local, ya que en la anterior elección se eligieron alcaldes, diputados locales y Gobernador localmente; ahora se eligen Diputados Federales, Senadores y Presidente de la República, debido a que en el año 2016 hubo una participación del 44%. Cualquier número arriba de 44% para esta elección será muy bien recibido. Hoy la expectativa de 45% es baja, el Instituto Nacional Electoral (INE) todavía trabaja en mejorar este escenario. Incluso si votara el 5% del listado nominal, al final del día se tendría diez gobernadores y 641 diputados. Con una representación nula, pero las decisiones se van a seguir tomando, dijo el Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova, a principios de este 2018, en entrevista con Carmen Aristegui. Una cosa si es verídica, el 63.8% de los ciudadanos creen que habrá algo o mucha abstención en estas elecciones, mientras que el 30% dice que habrá poca o nada, según el reporte de Complejidad de las elecciones 2018, publicado por la encuestadora Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) en febrero de 2018. Las razones que los mexicanos citan para no ir a votar son: a).- El descontento que hay con los partidos políticos (26.5%), b).- Desconfianza en los actores políticos o candidatos del proceso electoral (18.4%), c).- no les importa la votación ni la elección constitucional (11.6%), d).-  No sirve de nada votar (9.4%), e).- La inseguridad Pública (6.5%) y; f) Con menos del (5%): el mal gobierno. Debemos hacer mención que  no se puede generalizar, porque la participación varía de Estado a Estado y de municipio a municipio. El abstencionismo político electoral sería mayor más del 50%, donde  haya elección de Presidente de la República, de Diputados Federales y Senadores, que es casi el 40% del conjunto electoral. Y donde se de la elección de Gobernador, Diputados locales y de Presidente Municipal, la participación superará al 50%, es decir, el abstencionismo será de menos de la mitad, de acuerdo con el Director General de la encuestadora GCE, Federico Berrueto. Ante este fenómeno político, independientemente de si es más o menos del 50%, los partidos políticos con sus respectivas coaliciones electorales deberán hacer bien sus cuentas, debido a que pueden beneficiarse del fenómeno, aunque no lo expresen. Y en esto como analista político y electoral, estaremos atentos para ejercer el análisis político, jurídico, critico constructivo y objetivo de ello. Sino al Tiempo.

 

Mi correo: jamhcom@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *