Debates

Los debates entre candidatos tienen dos dimensiones: por un lado, son una herramienta clave de toda campaña electoral; por el otro, constituyen un mecanismo estratégico e institucional para enriquecer la calidad del debate político, informar de manera adecuada a los ciudadanos y, así, contribuir al fortalecimiento de la cultura ciudadana y de la calidad de la democracia y sus instituciones.

De igual manera, coadyuva a que las y los ciudadanos se den una idea más concreta de los aspirantes y en un momento dado decidan en consecuencia su voto.

Estos mecanismos, dicho sea de paso, pueden llegar a ser decisivos en el resultado de una elección, sobre todo en los casos de comicios con resultados ajustados, por eso cobra especial importancia de debatir electoralmente hablando,

Los debates le abonan a  la democracia, a la transparencia, a la rendición de cuentas, por ello es crucial que las instancias competentes impulsen éstos y los concreten, en aras de que las y los ciudadanos tengan más elementos para decidir a la hora de la verdad a quién otorgar su voto el primer domingo de julio próximo.

Todos los funcionarios públicos, los políticos y en esta coyuntura los candidatos presidenciales están obligados en un momento dado a debatir de cara a las y los ciudadanos, que son los que determinarán mediante la vía del sufragio quiénes arribarán a los puestos populares en disputa.

Las campañas apenas comienzan, y aun cuando son sólo noventa días de intenso proselitismo, se puede escribir y hablar en éstas en torno a las y los candidatos, incluyendo su participación en los estratégicos debates electorales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *