Impuestos

No hay duda que a las y los ciudadanos lo que les afecta en demasía a su entorno patrimonial es el pago de impuestos, cualesquiera que se trate éstos, por lo que, ante tal disyuntiva, toda exención, descuento o flexibilidad para cubrir éstos, son bienvenidos. En la historia moderna, pocas actividades son tan necesarias y al mismo tiempo odiadas como aquellas que tienen que ver con la responsabilidad de este tipo.

Sí conflictúa lo que se refiere a impuestos como el agua o el predial, más aún en lo que concierne a cubrir la tenencia vehicular o la calcomanía fiscal, por ello toda acción orientada a flexibilizar el pago de los mismos, resulta un bálsamo para los contribuyentes.

En esa tesitura actuó en fecha reciente el Congreso del Estado, dado que, en sesión ordinaria y en votación unánime, las y los integrantes de la LVIII Legislatura aprobaron ampliar hasta el 31 de mayo el plazo para que no generen multas ni recargos en el pago de la calcomanía fiscal vehicular del año 2018.

La prórroga, aprobada durante la apertura del Segundo Periodo Ordinario de Sesiones de la Legislatura local, beneficiará de igual modo a los contribuyentes del impuesto Sobre Tenencia o Uso de Vehículos, que podrán gozar del subsidio del 100 por ciento en esa contribución también durante los próximos 60 días.

Aprobada con la dispensa de los trámites de turno a la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Fiscalización de los Recursos Públicos, la iniciativa contemplaba que el plazo para el cumplimiento del pago del holograma y gozar del subsidio a la tenencia vehicular vencía el 31 de marzo, de ahí el otorgamiento de la prórroga por dos meses.

Así que si quiere ser acreedor al subsidio de la tenencia, hay que pagar el holograma vehicular, lo que no afecta en gran proporción el bolsillo de los contribuyentes colimenses, como tampoco las finanzas estatales.

En efecto, no nos gusta pagar impuestos al considerar que es un acto desagradable desprenderse de parte de nuestros ingresos para cumplir con una obligación tributaria, pero es fundamental e indispensable para sostener en el tiempo a una sociedad que pide la protección del Estado en cuatro derechos fundamentales: libertad, vida, propiedad y seguridad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *