Diálogo Político

Por Manuel Sánchez de la Madrid

 

Un consejo de amigo

Resulta lógico la disparidad de opiniones con relación al resultado de la consulta a los mexicanos en la única encuesta que cuenta y me refiero al evento ciudadano del uno de julio próximo, los hay que presumen el asegurado triunfo de Andrés Manuel López Obrador, también hay quien asegura que José Antonio Meade está ya en segundo lugar, lo que no aceptan los simpatizantes de Anaya, como si fuera importante ubicarse en un segundo lugar que en verdad no cuenta, en nuestro tipo de proceso electoral no hay segunda vuelta, de ahí que el ganador, es absoluto.

Es temprano para que las polémicas entre amigos se acaloren, dejémoslo para después, cuando los aspirantes recorran el territorio nacional y expongan sus propuestas, que obtengan éxitos al impactar a la ciudadanía con equis tema a realizar ya en el ejercicio de ocupar la presidencia, o que resbalen con una respuesta fuera de tino como lo hizo hace seis años Enrique Peña Nieto en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, de la que no se ha podido reponer.

También es pronto para calificar a cada candidato, quizás a quien más hemos conocido es al Peje, que como él dice va por la tercera y si no gana se va a “La chingada”, que así se llama un rancho de su propiedad que tiene en su natal Tabasco, es evidente pues que no es nuevo en esta actividad y ha sumado experiencia, controla sus exabruptos y ofrece “amor y paz”, sin embargo el tigre que lleva dentro está latente y lo puede meter en problemas, ya elevó el tono de voz y el ademán cambió de la señal de paz al puño cerrado, esto en varias ocasiones.

Los fanáticos anti PRI lo siguen ubicando como puntero en la preferencia del voto, esto sin información confiable y como un argumento agresivo que se sustenta en acusar al tricolor de ser un partido político corrupto. No los hay, no existen, tampoco los institutos políticos sin pecado, son algo así como un club que tiene sus reglas, sus agremiados se comprometen a identificarse con sus propósitos y punto, entre su militancia puede haber personajes bien intencionados y aspirantes a la corrupción y los hay que en el ejercicio de alguna forma de poder se hacen inmorales, muchas veces como resultado de quien les adula y los marea y de los que los corrompen asociándolos en “negocios” nada ortodoxos y esto es el pan (no el partido) nuestro de cada día, en el tricolor, en el blanquiazul, en Morena y en cada forma que exista de unirse para buscar el poder. En TODAS, es triste, pero ni las iglesias se salvan.

Titulo esta entrega “Un consejo de amigo”, a continuación diré que tomemos el proceso electoral con calma, es conveniente que todos los mexicanos votemos el primer domingo de julio y nuestro sufragio será acomodado según hubiéramos tachado al candidato de nuestra preferencia, pero no creo que  el voto de usted –y me refiero a la unidad- vaya a decidir el resultado, será el de todos los que acudamos a las urnas.

Se le acredita al mexicano un carácter que llamamos “desmadroso”, lo que es una falta de respeto y no es cierto, en México como en todo el mundo, hay ciudadanos que nos tomamos en serio el derecho y la obligación de votar y debemos ser la mayoría, lo que quizás ocurra, es que habrá quienes no sean responsables al emitir su voto y se vayan con la finta influidos por lo que en las redes sociales se diga. Habrá de ser muy importante –está siéndolo- lo que circule en esta forma de comunicación que no tiene nombre ni cara, que ya demostró en el vecino país del norte que puede decidir un resultado y lo peor es que quizás con  la intromisión de otros países que meten las manos ilegalmente.

No nos calentemos, desde siempre he escuchado el consejo de que en las reuniones entre amigos o parientes no se deben de abordar temas ni de religión, ni de política. No es del todo cierto, de las polémicas respetuosas se puede obtener mucha información que aclare dudas, que enriquezca y abunde en información útil, pero no se debe permitir el enojo, faltar al respeto, al fin y al cabo, como dije líneas arriba, en lo individual sólo cuenta un voto y habría de ser muy difícil que el de usted o el mío decida un empate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *