Frontera

El presidente estadounidense Donald Trump impulsa la construcción del muro para “frenar” en más de 3 mil kilómetros de frontera la entrada irregular de inmigrantes mexicanos. Actualmente, las barreras (muros, alambradas, vallas) se despliegan a lo largo de 900 kilómetros entre los dos países, casi un tercio de la longitud total.

El objetivo mediático del mandatario del vecino país del norte con la construcción de una valla de 32 kilómetros en la frontera con México es impedir -a nivel obsesivo- la inmigración ilegal a los Estados Unidos de Norteamérica

La reciente repulsa del mandatario Enrique Peña Nieto y de  los cuatro candidatos presidenciales (ya son cinco con la suma de El Bronco) a las hostilidades de Trump en la frontera, muestra hasta qué punto está imbricada la política interna de los dos países.

La frontera hoy en día es resguardada por la Guardia Nacional, a la que ordenó Trump “sellar” contra la migración en ausencia de su “muro”. Es espacio para la arenga nacionalista de la que se sirven los gobiernos y potenciales candidatos, particularmente en tiempos electorales, para ratificar la popularidad en las urnas.  Y en este caso, de ambos lados de la frontera.

Por primera vez en el sexenio de Peña, la condena enérgica y fijar límites a la política  belicosa de Trump, le granjea apoyo unánime, aunado que ningún adversario o detractor rehuyó al llamado a la unidad y defensa de la soberanía del país y la dignidad de los congéneres.

Donald Trump ordenó militarizar la frontera sin armas ni facultades para detener indocumentados, pero sí la custodia fronteriza ante la tácita cancelación del muro por falta de recursos. Ir en contra de la migración le ha funcionado para reunir apoyo interno y ganar popularidad, pese a que la afluencia se detuvo desde hace más de un lustro y hoy las salidas de indocumentados son mayores que las entradas al país.

Habrá que esperar cómo resuelve el gobierno mexicano otros temas coyunturales para ambos países, como las drogas y la renegociación del Tratado de Libre Comercio. Tiene la palabra el Ejecutivo en torno a explicar cómo sorteará en los días por venir estos escollos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *