Inician en Venezuela campañas sin ánimo

(Agencias)

La campaña proselitista para la elección del 20 mayo en Venezuela comenzó ayer sin movilizaciones de masas y ante el desánimo de la oposición, que en su mayoría llama a la abstención como reto al proyecto de reelección del presidente Nicolás Maduro.

El comando de campaña de Maduro convocó a un “tuitazo” mundial, estimulando la emisión de mensajes en apoyo de su reelección, con la etiqueta de #TodosConMaduro, que, afirmó, a horas de su inicio, se convirtió en tendencia en Twitter.

Por su lado, Falcón terminó la noche del sábado su precampaña con una visita a la isla turística Margarita, donde se reunió con un grupo de pescadores.

En #Margarita dimos inicio a la campaña por la Salvación Nacional con la esencia que mueve al pescador, al artesano, al trabajador humilde por el cual asumimos este reto; que no es más que el deseo de la mayoría del país. Así lo decimos: este #20M #SeVa!(Maduro)”, indicó en su cuenta de Twitter.

Su comando de campaña dijo que hoy presentarán su plan de gobierno, que ofrece convertir el dólar en una moneda de circulación nacional para frenar la hiperinflación, que este año podría llegar a 14 mil por ciento.

ABSTENCIONISMO, EL RIVAL MÁS FUERTE

La actividad proselitista se prolongará hasta el 17 de mayo, cuando se elegirán  también los consejeros regionales. Los comicios enfrentarán la indiferencia que promueve la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática, que declinó participar y llamó a boicotearlos con la abstención.

El Consejo Nacional Electoral alertó que los mensajes en favor de esta idea serán sancionados, así como los que promuevan la guerra, la discriminación y la intolerancia.

Para evitarlo, Maduro, multiplicó la entrega de comida subsidiada, la oferta de bonos en sectores populares, y aceleró la carnetización de simpatizantes, como control social según la oposición, pues el mandatario se impuso como meta ganar con 10 de los 20 millones de venezolanos convocados.

Pero Falcón finca su optimismo en sondeos que reflejan un 75% de reprobación al gobierno y un deseo -según él, mayoritario- por sufragar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *