Sin fuero

El discurso básico del Sistema Nacional Anticorrupción es el castigo severo a los funcionarios corruptos, sobre todo desde la perspectiva penal. Sin embargo, para tal efecto uno de los obstáculos más prominentes con el que este sistema cuenta es la figura del fuero constitucional.

Todavía prevalece el artículo 111 de la Constitución federal, que prevé el juicio de procedencia para desaforar a servidores públicos de mayor nivel en el país, léase presidente, diputados federales y senadores, ministros de la Suprema Corte,  magistrados del Tribunal Electoral, consejeros de la Judicatura Federal, secretarios de Estado, entre otros.

Pero en el caso de algunas entidades federativas ya fue aprobado eliminar el fuero, como Colima, y a nivel federal aún falta cristalizar lo propio por el Senado, toda vez que ya pasó por el tamiz de la Cámara Baja del Congreso de la Unión.

Como se expuso líneas arriba, el caso de Colima, en votación unánime, el Congreso local aprobó eliminar de la Constitución del Estado la figura del fuero, del que gozan diputados, munícipes, gobernador y magistrados del Supremo Tribunal de Justicia, Tribunal Electoral, Tribunal de Arbitraje y Escalafón y Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

También gozan de fuero o inmunidad procesal, los secretarios de la administración pública estatal, el consejero jurídico, el procurador  de Justicia, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, el titular del Osafig, los consejeros del IEE  y los comisionados del Infocol.

El presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Héctor Magaña, argumentó que suprimir el fuero surgió de seis iniciativas presentadas por el gobernador Ignacio Peralta, dos por la diputada Leticia Zepeda,  los tribunos Luis Ladino, Federico Rangel y una más que de manera conjunta presentaron las también diputadas Adriana Mesina y Gabriela Sevilla.

Ya era una exigencia insoslayable quitar el fuero y no sólo en la entidad, sino  a nivel nacional, pues a través de dicha figura diversos actores políticos han abusado de esa prerrogativa constitucional y servido de sus cargos para eludir responsabilidades penales.

Aun cuando existen veinte iniciativas para reformar el fuero, surgidas de ambas cámaras legislativas, el dictamen está congelado en el Senado tras ser aprobado por la Cámara de Diputados. Hay que pasar del dicho al hecho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *