Hablemos de …

Carranza fue proclamado Presidente

(Recordemos que antes sólo era Primer Jefe del Ejército Constitucionalista)

Por Rafael Tortajada

Todos sabemos que en la ciudad de Querétaro se llevó a cabo un Congreso Constituyente que se inició en 1916 y se terminó el 5 de febrero de 1917 con la promulgación de la Constitución que actualmente nos rige; entre los asistentes al Congreso mencionado había uno apegado netamente a Carranza que se llamaba Luis Cabrera y él dio un golpe de audacia acercándose al micrófono y dijo: “yo propongo y voto a favor de Venustiano Carranza para que se haga cargo del gobierno constitucional a partir de esta fecha”.

Lamentablemente para el presidente electo no fue posible que terminara su mandato porque estalló el movimiento llamado Plan de Agua Prieta y el grueso del ejército que se aglutinaron a favor de Álvaro Obregón lo destituyeron y no sólo eso, la inconformidad fue tanta que el presidente terminó siendo asesinado en Tlaxcalaltongo Puebla.

El general Francisco Urquizo hizo declaraciones posteriores reconociendo la cobardía de todos los que acompañaban al presidente y que nadie tuvo los tamaños de defenderlo, excepto por dos de sus seguidores: uno de ellos era el Sargento Heliodoro Pérez y Francisco Murguía; éstos agotaron las balas que traían disponibles defendiendo al ya fallecido Carranza y no hubo forma de ponerlos en paz y a pesar de la lluvia de balas que caía sobre ellos, tuvieron la suerte de no ser heridos y pudieron escapar en las sombras de la noche. Murguía fue fusilado después en el Estado de Durango por su constante rebeldía en contra de Obregón, sin embargo Heliodoro Pérez sobrevivió a toda esta catástrofe y llegó a ser hasta Diputado Federal.

Pero, hablemos un poco del campo de batalla que fue Aljibes donde la mayoría de los generales abandonaron al presidente en ese lugar, tomaron lo que pudieron de dinero que llevaban en cajas de madera que era lo que se consideraba el tesoro nacional.

Después de que quedó abandonado el campo apareció un hombre insignificante acompañado de unos amigos, se dedicaron a juntar el dinero ordenándolo nuevamente en las cajas mencionadas y llevándolo a la ciudad de México, lo escondieron por años hasta que después de haber muerto Obregón y que Calles terminó su periodo presidencial, el Congreso nombró presidente interino al licenciado Emilio Portes Gil; fue a éste a quien le entregaron todo el dinero que estuvieron guardando ¿quién fue este personaje? pues nada menos que Adolfo Ruiz Cortínez. Les aseguro que este episodio no es muy conocido.

El general Agustín Mussel era director del Colegio Militar y emulando un poco a lo que hicieron los cadetes del Colegio cuando le dieron escolta a Francisco I. Madero durante la Decena Trágica, él trató de hacer lo mismo llegando hasta el sitio que se menciona, Carranza le ordenó que volvieran esos alumnos a las instalaciones respectivas, ya no era conveniente exponerlos a algo que ya estaba decidido. El general director del Colegio obedeció la orden, les dio posesión nuevamente a los alumnos y tuvo el valor de presentarse para ser juzgado por haber faltado al reglamento.

Para cubrir el interinato por la muerte de Carranza, el Congreso de la Unión nombró presidente interino a don Adolfo de la Huerta que fue un hombre conciliador, y como ejemplo se recuerda que, para poner en paz a Pancho Villa le regaló una hacienda llamada Canutillo y ahí lo metió a trabajar pero al mismo tiempo lo tenía vigilado, hasta que llegó el momento de que la inquietud del Centauro del Norte era tanta que exigió más de lo debido y cuando fue a recoger el dinero de la nómina para el personal que trabajaba en el campo a la ciudad de Parral, ahí fue asesinado en el mes de julio de 1923.

Y como dijo Catarino Maravillas, “ya mataron a Madero, la cosa se puso mal”; posteriormente repitió “ya mataron a Zapata, la cosa se puso mal”. Después, “ya mataron a Carranza la cosa se puso más mal”. Y “ya mataron a Pancho Villa, la cosa se puso mal” y finalmente mataron a “Álvaro Obregón, la cosa se puso más mal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *