Residuos sólidos

Este lunes reciente, las y los integrantes de la LVIII Legislatura local reformaron por unanimidad la Ley de Residuos Sólidos del Estado de Colima, lo que posibilitará que algunas violaciones a esa norma sean ser sancionadas con jornadas de trabajo en favor de la comunidad.

El dictamen a favor de dicha reforma fue elaborado por la Comisión de Protección y Mejoramiento Ambiental que encabeza el diputado del Partido Verde Ecologista, Nabor Ochoa López, y presentado en sesión ordinaria al pleno camaral, el cual señala “…la falta de valores ha rebasado a la conciencia social de mantener un entorno limpio, pues cada día es más común encontrarse con ciudadanos que tiran cualquier residuo que consideren inútil…”

La modificación a la ley en comento se derivó de una propuesta hecha por el joven  Jorge Alfredo Torres Ortega, uno de los ganadores de un concurso convocado por el Congreso del Estado denominado “Tu voz cuenta”.

En efecto, ya no permea como antaño la conciencia ecológica en algunas personas menores de edad y adultos, quienes sin ningún ápice de pudor y civismo arrojan basura por doquier, y a lo cual, justo es consignar, los gobiernos municipales contribuyen dado que no colocan los suficientes recipientes en la vía pública para la recepción de los residuos sólidos, y menos los colocan en sitios estratégicos.

Y para muestra un botón: en el parque Hidalgo, al sur de esta ciudad capital, en el área del lago artificial y donde están colocadas mesas de concreto, no hay botes de basura (antes sí había), por lo que la gente que va a ese sitio a comer no tiene más que dejar sus desperdicios en el lugar o llevarlos consigo. Los ayuntamientos deberán proveer de dichos depósitos para basura, y trabajar en lo que concierne a la conciencia ciudadana a fin de que la población no los ignore y se acostumbre a tirar los desechos sólidos en éstos y no en la vía pública.

Por lo anterior, de entrada se aprecia viable y convincente incluir en la citada legislación, como una sanción aplica a quienes infrinjan sus disposiciones, las  jornadas de trabajo en favor de la comunidad, que consistirán, según se establece en el contenido del dictamen, en limpieza de calles, ríos, predios o plazas públicas, como un mecanismo que tienda a generar una mayor conciencia social entre los infractores de dicho ordenamiento.

Así, a las ya previstas sanciones de amonestación, multa, arresto y clausura temporal o definitiva contempladas en la Ley de Residuos Sólidos del Estado de Colima, se agrega la de jornadas de trabajo a favor de la comunidad, situación                 que no sólo satisfizo a las y los legisladores, sino a varios grupos de la sociedad civil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *