Diálogo Político

Por Manuel Sánchez de la Madrid

Duelo entre dos aspirantes

Una llamada telefónica de mi hija Amalia, por la noche del lunes, me informó de un debate, en una de las redes sociales se enfrentaban el alcalde con licencia Héctor Insúa y Walter Oldenbourg, así que le consulté cómo le hacía para entrar.
Mi hija fue a la casa de ustedes y en mi tablet localizó el programa que con atención escuché y vi de principio a fin.
Iniciaré con Walter, que me parece debió haber cuidado un poco más su presencia; así es, hombre sencillo, sin complicaciones, es como es y punto, sonriente, seguro de sí mismo, recorrió su historia familiar, sus inicios como empresario, sus éxitos y fracasos, confirmó lo que todos sabemos, que es felizmente casado y lo presumió, así como orgulloso padre de familia.
Es muy agradable este exitoso empresario que, sin títulos universitarios, ha triunfado en todo lo que ha iniciado. Líder de los comerciantes organizados, inquieto, inteligente y osado, él pide la palabra en las reuniones y se expresa de manera sencilla y quienes le escuchan le aplauden por el contenido de lo que dice y su naturalidad con la que expone.
Así estuvo a lo largo del debate al que sólo asistieron los dos aspirantes a alcaldes que buscan el cargo. También mostró coraje y defendió ante Insúa varios temas, muy especialmente el relativo al río Colima, aclarándole al edil con licencia que la idea sobre las obras de hacer un lugar de recreo en las riberas del milenario río, fueron de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y el proyecto de un arquitecto del que mencionó su nombre, no permitió que le robaran el crédito, ya que el candidato de la coalición PAN-PRD lo había presumido como plan de su administración y que lo tomó como suyo el Gobierno del Estado.
El alcalde con licencia habló y habló y habló, dijo mucho y mintió mucho, aplaudió lo que su gestión ha hecho y lo que está en su mente. El Festival Internacional del Volcán fue el tema del que más se ocupó y otros eventos también de espectáculos públicos. Le da por eso.
Es muy bueno en el uso de la palabra, tanto que se pasa, debiera pensar más rápido y hablar más lento, pero no soy nadie para darle consejos, dijo que se ha manipulado el problema con el sindicato y que los intereses políticos y de grupo son sus enemigos, le están haciendo guerra sucia “y es el principio”, aseguró.
Yo diría que Walter perfiló a un hombre que no es político y no quiere serlo, aceptó la invitación que le hicieron dos partidos políticos a los que no pertenece y aceptó como una oportunidad de servir a la ciudadanía. Perfecto.
En contraste, Héctor Insúa sabe lo que es el poder político, fue funcionario federal, diputado local y poco más de dos años alcalde, le corroe la ambición, que pudiera ser legítima, sin embargo se trasluce que no, está lejos de ser un servidor público, es un codicioso de poder, de ahí que busca ser reelecto y catapultarse a la gubernatura.
Según las encuestas -en las que nunca he creído-, en primer lugar en la preferencia del voto se ubica Leoncio Morán, en segundo Héctor Insúa y en tercero Walter Oldenbourg. Algo le están viendo a pocos días de iniciada la campaña, los dos primeros son políticos de profesión y el tercero es un ciudadano al que le agradó la invitación que se le planteó y está buscando ser servidor público, no ambiciona ser político.
Bien Walter.

Abandona Margarita la contienda

En realidad no fue una noticia impactante, pero se supo que Margarita Zavala, candidata independiente a la Presidencia de la República, renunciaría a su legítima ambición. Hace bien, demostró ser congruente consigo misma y buscó ser abanderada apoyada por su partido, el PAN, al más importante cargo del país.
Su compañero de partido, Ricardo Anaya, la rechazó, manejó las cosas turbiamente y la sacó de la contienda interna. Margarita no rehusó a sus ganas de ser la primera mujer presidente de México, se fue por el camino de lograr ser candidata independiente y alcanzó su objetivo.
Su renuncia no fue un terremoto en el ambiente político, creo que fue recibida con un dejo de lástima, su candidatura no llegó a alcanzar entre la opinión pública un nivel general que le otorgara el triunfo, pero sí se le reconoció su valentía y congruencia, como también le se le aplaude su decisión de abandonar la contienda.
Las posibilidades de triunfo no se dieron.
¿A quién beneficia su salida? Se dice que los teóricos votantes por Margarita pudieran irse con Anaya y haya quien asegura que debido a que el abanderado panista se portó mal con la esposa del ex presidente Felipe Calderón, le castigarán en las urnas y pudieran sufragar por José Antonio Meade y lo digo consciente, no le darían su voto al PRI, se lo pudieran dar al candidato externo.
Así las cosas.

Un comentario sobre “Diálogo Político

  • el 18 mayo, 2018 a las 6:32 pm
    Permalink

    Dn Manuel, que gran gusto me dio encontrarlo por medio de la red,
    soy Joaquín Calderón Picazo. un trabajador de usted, cunado tenia
    su rotativa y su maquina Chief, el MAESTRO en ese entonces era mi
    paisano y amigo de mi familia “Andres” el beisbolista charro, espero
    que me recuerde y si no de todas maneras le mando un sin fin de felicitaciones
    por estar vigente en el periodismo, Saludos Dn Manuel.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *