Renuncia de Margarita

La víspera, renunció a su candidatura presidencial y a sus legítimas aspiraciones de ser la primera mandataria en el país Margarita Zavala, lo que, dicho sea de paso, era una crónica de una dimisión anunciada, que se veía venir, por lo que no sorprendió a muchos.

A cuatro días del segundo debate presidencial, Margarita Zavala anunció su renuncia a su candidatura independiente, “por un principio de congruencia y honestidad política”, como lo argumentó.

La ex primera dama del país y esposa del ex presidente Felipe Calderón expresó “…por eso he decidido y aprovecho para decirle a los ciudadanos que retiro mi candidatura de la contienda por un principio de congruencia, de honestidad política y para dejar en libertad a quienes generosamente me han apoyado y tomen su decisión como se debe tomar en esta difícil contienda”.

Algo debió de pasar en el trayecto de los últimos días de abril pasado y hasta ayer para que tomara esa decisión la que fungió como abandera presidencial independiente, pues hay que recordar que el 26 de abril descartó cualquier posibilidad de declinar a favor de otro candidato y aseguró que haría toda la campaña, pero no fue así.

Ahora dice ella y su equipo de colaboradores que no declinará a favor de ningún candidato presidencial, pero todo se puede esperar, y lo haría por el panista Ricardo Anaya o por el externo José Antonio Meade, que es respaldado por la coalición PRI-PVEM-Nueva Alianza, ya que cabe acotar que éste fue colaborador de Calderón.

El anuncio de la ex primera dama se da un día después de que el candidato presidencial de la Coalición por México al Frente, Ricardo Anaya, anunciara que buscaría a la ex panista Margarita Zavala para que declinara a su favor y con ello “consolidar un proyecto ganador” rumbo a las elecciones del 1 de julio próximo. Pero al parecer son irreconciliables las posturas y hay más coincidencias con Meade, tanto de ella como de su cónyuge, por lo que no se descarta que se decante por él.

En estricto sentido, no fue una noticia que impactara en demasía el que Margarita Zavala renunciara a su legítima ambición, pues como ella bien lo delineó,  demostró ser congruente y honesta consigo misma y con las y los mexicanos. Ojalá la emulara el otro candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, y se sumaran ambos a quienes sí pueden ganar en las urnas el primer domingo de julio entrante.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *