Un México inteligente

A casi mes y medio de las elecciones federales y concurrentes, los mexicanos estamos, por desgracia, divididos, cuyas encuestas ponen a la cabeza a tres personalidades y, aunque está muy lejos de decidirse quién será nuestro próximo presidente, existen cuestiones aspectos que hay que analizar a detalle antes de votar, para aspirar a un México más próspero e igualitario.

No hay duda, hoy más que nunca es vital estar unidos, que los disensos se vuelvan consensos, las diferencias se tornen coincidencias y las debilidades se conviertan en fortalezas; que la unidad y la concordia sean antídotos para la desavenencia, las discrepancias y, más aún, para apaciguar los ánimos caldeados y sean un dique que evite la transición a la violencia alentada por ya saben quién.

No es descabellado advertir que se requiere un frente común en el que se anteponga  México a cualquier interés personal o de grupo, porque más allá de los candidatos y partidos, todos anhelamos un país mejor en el que impere la pluralidad, la apertura democrática, la civilidad y, por qué no, la alternancia, pero dentro de los cauces legales y sin azuzar a la división y al encono con frases como “…a ver quién va a amarrar al tigre, el que suelte el tigre que lo amarre…”

Por lo anterior, es una situación sine qua non: tomar en cuenta antes de elegir a un candidato presidencial que nos está dividiendo con ideas extremistas.

No hay que dejarnos engañar o seducir con el canto de las sirenas, sino apostarle a la estabilidad del país y no al populismo que ha llevado a una gran crisis a países en Latinoamérica. Es mejor exponer la realidad actual de México, por más dolorosa que sea, y no decantarnos por la diatriba, la simulación y ofrecer un México de primer mundo.

Es el momento de las definiciones sin ambigüedades a 44 días de la jornada electoral más reñida de la historia contemporánea de México, porque hoy más que nunca necesitamos un México inteligente que defina intrínsicamente su futuro a través del voto mayoritario de las y los ciudadanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *