Segundo debate

Ya  con un contendiente menos, la ex panista y ex primera dama, Margarita Zavala, mañana debatirán por segunda ocasión los candidatos a la Presidencia de la República, léase por estricto orden alfabético, Ricardo Anaya Cortés, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña y Jame Rodríguez Calderón, con el afán de ganar más adeptos con miras a la jornada electoral del 1 de julio, que les posibilite obtener la mayoría de sufragios , ganar y convertirse en el próximo mandatario de  la nación.

Con la posibilidad de que uno más de los aspirantes presidenciales decline también como Margarita Zavala, el caso del gobernador con licencia de Nuevo León, se hace más angosta las posibilidades de triunfo electoral el primer domingo de julio, siendo desde el principio -y hasta el final- la contienda entre tres.

Este segundo de tres  debates será fundamental  para las aspiraciones de los candidatos a la Presidencia de la República, el cual los catapultará en las preferencias electorales, o les podrá afectar en su carrera por la primera magistratura del país, y de ello están conscientes Meade, Anaya y López Obrador.

Pero es relativo en un momento dado establecer quién será el ganador y quién el perdedor en este segundo debate a efectuar este domingo a partir de las 21:30 horas (hora del centro de México), porque después del primer debate de la elección presidencial, la pregunta sobre quién había ganado el debate fue recurrente, pero las respuestas no fueron unívocas.

Más allá de las encuestas y del manejo de noticias y redes por parte de los equipos de campaña, la pregunta es: ¿Un debate se puede ganar? Éstos son un episodio de la competencia electoral, pero no necesariamente se ganan o se pierden, pues todo depende de los objetivos que los distintos actores políticos tienen en el contexto de sus estrategias y su posición en la competencia electoral.

Ojalá que el este segundo debate rebase al primero en todos los sentidos y les dé más pauta, signos y señales a las y los ciudadanos para que razonen y definan su voto. Quedan 42 días para definir al próximo presidente de México y aún la suerte no está echada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *