CNDH detectó violación a los derechos humanos por parte de Policía Comunitaria

(Agencias)

En el informe de la CNDH de febrero de 2016, destacan los testimonios de dos mujeres menores de edad que fueron detenidas en Olinalá, Guerrero, acusadas de vender droga y prostituirse. Las víctimas, señalaron que en el trayecto a una casa de justicia de la policía comunitaria, fueron amarradas de pies y manos, y un policía comunitario les realizó tocamientos. En la casa, se encontraba Nestora Salgado, quien les mencionó que sus papás habían autorizado y firmado los documentos necesarios para que fueran sometidas a un proceso de reeducación.

Otra de las víctimas, un joven, de 20 años de edad, denunció que los detenidos por la policía comunitaria, además de hacer trabajos para el pueblo, “eran rentados” a otras personas para realizar trabajos de albañilería. El trabajo lo realizaba bajo vigilancia y amenaza de los comunitarios, quienes los golpeaban con las armas que portaban.

Identificamos que sobre Nestora Salgado y algunos integrantes de la Policía Comunitaria, se habían cometido violaciones a Derechos Humanos. Ahí lo determinamos, ahí está expuesto, que se violentó el debido proceso”, dijo Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH.

También la Policía Comunitaria incurrió en violaciones a Derechos Humanos que pedimos que fuesen investigados.

La Policía Comunitaria incurrió en violaciones a derechos humanos, que pedimos que fuesen investigadas, pedimos que se investigaran las conductas de la Policía Comunitaria sobre personas que se quejaron de esos hechos, y pedimos que las autoridades administrativas y penales también pudieran pronunciarse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *