En contacto cultural con…

Aníbal Torres

Eduardo Lomelí G.

En el año de 1998. Miguel Ángel Torres buscando un bar familiar conocido como La Trova facilitará los caminos artísticos a jóvenes, por compromisos laborales y negándose a cerrar las oportunidades artísticas deja en manos de Aníbal Torres la responsabilidad de dicho centro de reunión artística, donde se presentan obras de teatro, noches de poesía, bohemia y todo género musical La Trova ha sido cuna de artistas como Abram Miramontes, Octavio Salaiza, Alejandro Flores, Alexis Galindo, aquel modesto escenario pero lleno de historia artística ha visto pasar sobre sus maderos a Los Fugitivos, Suma y Los Cortés entre muchos más talentos musicales.
Aníbal Torres, empedernido apasionado del arte, ha prestado las instalaciones para difundir cursos de composiciones, conciertos de rock and roll, La Trova abre las puertas de jueves a domingo, para de esa manera en los días sin actividades sobre el escenario, darse a la tarea de buscar nuevos talentos en los distintos espacios musicales, ofreciendo el escenario sin lucro alguno ya que los módicos precios que ofrece a sus público solo es para mantener en activo el espacio artístico. En contadas ocasiones ha presentado conciertos para apoyos sociales, cuando se presentan catástrofes naturales, recaudando fondos monetarios o víveres para los damnificados en turno, sin duda alguna su lado humanitario se deja ver a distancia, La Trova de Miguel y Aníbal Torres, es un digno ejemplo de difusión Cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *