Hablemos de …

26 de abril de 1824. Se erige el estado de San Luis Potosí

Por Rafael Tortajada

 

Una vez encausados los destinos de la nación por la vía del sistema republicano, la provincia de San Luis Potosí quedó constituida en Estado Libre e Independiente; la primera constitución del estado se juró el 26 de Octubre de 1826. A pesar de las pésimas condiciones económicas imperantes, hacia 1827 se estableció la Casa de Moneda en San Luis Potosí, para acuñar la plata proveniente de las minas de Charcas y Real de Catorce, que hasta entonces se habían acuñado en la Casa de Moneda de la ciudad de Zacatecas; con posterioridad se estableció una casa de moneda en el propio lugar del Catorce debido a la cantidad y calidad de la plata que de ahí se extraía; siendo éste un lugar tan aislado se tuvo que tomar la decisión de fundar una población aunque para poder llegar a él se construyó un túnel de varios kilómetros que aún existe y que da servicio a la población y turistas en general, después del esplendor que tuvo quedó abandonado cuando las vetas se fueron agotando.

Se asegura que era tal la riqueza de este mineral que, precisamente se descubrió cuando unos facinerosos después de un asalto se escondieron en ese lugar inaccesible y como tuvieron necesidad de calentar su bastimento, prendieron un fuego y en el lugar donde estuvo se dieron cuenta que el calor había fundido las piedras quedando el metal argentífero; esto hizo que rápidamente se llegaran a ese lugar muchos gambusinos y que después para hacer más fácil el camino se construyó ese túnel que servía para el libre tránsito sólo que, no era suficiente para dos carriles, por lo que, en la parte de la entrada se estableció un vigía llamado Dolores y que por la trompeta que usaba para ordenar el tránsito ahora se le conoce así “Dolores trompeta” y todavía funciona. Frente a este lugar se inicia la ruta Viricota que es donde inician su caminata diversos grupos étnicos que se esparcen por la sierra en busca del anhelado “peyote”, éste es un elemento esencial en la ejecución de muchas de sus ceremonias religiosas.

La ciudad de San Luis Potosí fue uno de los ejes de las comunicaciones terrestres de este siglo, tanto hacia el norte, como hacia el golfo, para alcanzar el puerto de Tampico, así que al mismo tiempo era centro importante de distribución de artículos franceses de lujo, ferretería, estampados ingleses y mantas de E.U. El primer intento para fundar un periódico en San Luis Potosí fue en septiembre de 1822, por José Mariano Cabrera, pero no tuvo la acogida y el premio fue cárcel por 24 horas. En febrero de 1828 apareció “El Mexicano Libre Potosinense” a partir de noviembre de 1829 con “El Telégrafo Potosinense” se inició la serie no interrumpida de las publicaciones periódicas potosinas .

Hacia 1854 se erigió el obispado de San Luis Potosí. A pesar de la bonanza del famoso progreso decimonónico, la situación en el campo no era la mejor. Hubo diversas revueltas y disturbios, como en 1846 en que se produjo el Levantamiento de Ahualulco contra la Hacienda de Bocas, que comenzó a invadir huertas y edificar cercas de piedra en terrenos del pueblo. Hacia 1848-49 sucedió lo que se conoce como Sublevación de la Sierra Gorda, cuyo jefe militar, Eleuterio Quiroz, era un desertor del ejército inconforme con la actitud de Santa Ana ante la guerra contra los Norteamericanos de 1847. Huyó hacia la Sierra de Xichú y aprovechó el descontento entre los serranos por las contribuciones y otras cargas de carácter fiscal.

Quiroz propuso un plan en el que pedía la distribución de tierras, la disolución del ejército, reemplazo por una guardia nacional, reformas a la intervención del clero en la política y reformas en el asunto electoral. Quiroz presentó su plan al General Anastasio Bustamante y arregló un armisticio para procurar el restablecimiento de la paz en toda la Sierra Gorda. Las Leyes de Reforma y de Desamortización provocaron una movilidad importante en la propiedad de las tierras, pero desgraciadamente el resultado a largo plazo no fue el mejor, pues si bien la iglesia perdió posesiones como propietaria, los laicos aprovecharon la situación y se dio lugar a la formación de los grandes latifundios. Las comunidades indígenas, por efecto de las leyes también perdieron sus tierras, lo cual obligó a un buen número de campesinos a ingresar en las haciendas en calidad de peones y vinieron en consecuencia otros movimientos campesinos.

Es importante destacar la personalidad de Ponciano Arriaga quien no compartió las ideas de la mayoría de los liberales sobre el problema agrario, pues para él, el problema de la desigualdad se originaba en la concentración de las tierras en pocas manos. En el periodo comprendido entre 1879 y 1881, bajo el manto de la paz porfiriana y el gobierno de Don Pedro Diez Gutiérrez, hubo un levantamiento importante en la huasteca potosina. Se le llama Levantamiento de Tamazunchale, originado por los problemas de la tenencia de la tierra entre los indígenas de la región.

La ciudad de San Luis Potosí capital del Estado del mismo nombre, le dio alojo al presidente Benito Juárez cuando inició su peregrinar hacia el norte tratando de evadir a los franceses y cuando después los sucesos armados fueron adversos al emperador Maximiliano y a la mayoría de los conservadores que lo combatían, en el aposento del palacio le tocó dictar las decisiones que le dieron al país su libertad absoluta; cuando en su desesperación por salvar a Maximiliano la condesa Salm Salm le bailó al presidente Juárez la Danza de los 7 velos logrando turbarlo y de no ser por Sebastián Lerdo de Tejada a la mejor hubiera tomado decisiones que hoy la historia le reprocharía. Ahí mismo recibió a los notables que le fueron a exigir la libertad del emperador y él con toda gallardía les dijo, “el destino de Maximiliano no depende de mí, él está sujeto a un proceso y existe un jurado responsable de sus resultados, si él lo deja libre será su responsabilidad; les comunicó que en México se va a cumplir con la ley aunque se caiga el cielo. Pueden retirarse”.

Después del fusilamiento de Maximiliano, Miramón y Mejía el 17 de junio de 1867 pudo allegarse a la ciudad de México en son de triunfo ya que el ejército francés se había retirado por órdenes de su emperador debido a que era necesario en la guerra que se avecinaba con Prusia. La patria mexicana se vio liberada de los ejércitos galos.

San Luis Potosí cumplió como los grandes como un soldado más de México en su lucha para liberarse de los franceses opresores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *