Diálogo Político

Por Manuel Sánchez de la Madrid

El regreso al priismo de Colima

Desde hace años caí en cuenta que en Colima Acción Nacional es el partido político con más simpatizantes. El municipio de Colima lo ha confirmado, en repetidas ocasiones ha llevado a la alcaldía a sus militantes. El PRD registró a Carlos Vázquez como independiente y triunfó, Enrique Michel por el PAN, Leoncio Morán y Héctor Insúa también por el blanquiazul, esto desde 1997. Por su parte el PRI ganó con Mario Anguiano, José Ignacio Peralta y Federico Rangel. En Manzanillo y Tecomán, que fueron calificados como la “alcancía de votos del PRI”, la experiencia confirma que las preferencias cambiaron afectando al tricolor. Lo anterior para referir los últimos ocho períodos de gobierno municipal.
Sin embargo no hay mal que dure cien años, las alianzas con otros institutos políticos le han permitido conservar el poder ejecutivo estatal, a pesar de que las cifras favorezcan en los municipios importantes –y en los pequeños- al PAN. El proceso inmediato electoral inmediato anterior le dejó al PRI un saldo como para llorar.
Al parecer al dinosáurico partido se le mueve la colita, no está muerto ni se fue de parranda, el uno de julio próximo según los augurios, será del tricolor su muerte como instituto político, afirman que se ubicará por el raquítico número de sufragios que reciba en las urnas el tercer lugar entre los aspirantes a la sucesión de Enrique Peña Nieto, no conquistará -aseguran- ninguna de las nueve gubernaturas en disputa y sus triunfos de aspirantes a alcaldes, a diputados federales y locales pronostican será pírricos, costarán muy caro con relación al enorme fracaso del resto de candidatos.
Los resultados le pueden ser menos dramáticos que hace casi tres años. Lo anterior se confirma con la asistencia a los mítines de apoyo a los candidatos a la presidencia de la República, Ricardo Anaya pasó casi inadvertido, entre su militancia se comenta que los organizadores fallaron en el lugar en donde fue el evento de masas y más en convocar a la militancia, que como ya dije no es nada despreciable en Colima, salvo que no hubiera habido respuesta, lo que me atrevo a dudar, para mí que falló la organización. Andrés Manuel López Obrador si reunió un contingente con más simpatizantes, nada que ver con los dos eventos organizados del pasado fin de semana en la capital del Estado y en Manzanillo que lograron una asistencia estimada en varios miles de simpatizantes que animaron y vitorearon al candidato José Antonio Meade, que agradeció a los colimenses su presencia y muestras de simpatía, comprometiéndose con apoyar a Colima y a los colimenses en el combate a la delincuencia organizada y regresarle a nuestra entidad el perdido prestigio de paz y tranquilidad del que disfrutó por muchas décadas, además se comprometió con crecer y modernizar el puerto de Manzanillo, apoyar al gobierno priista y gobernar con Walter Oldenbourg, futuro alcalde del municipio en el que se ubica la capital del Estado.
No creo en las encuestas, ya lo he dicho aquí muchas veces, confío en que los colimenses y la mayoría de los mexicanos votaremos con inteligencia por el mejor hombre para gobernar los próximos seis años a México, José Antonio Meade.
Hay optimismo entre los priistas, tienen confianza en que los candidatos a alcaldías, diputaciones federales, senadores y representantes populares locales, obtendrán legítimos triunfos y logren mayoría en el congreso local, representen y gestionen para Colima en las dos cámaras federales apoyos y recursos que se inviertan en obras de beneficio general. No puede asegurarse “carro completo” como el viejo PRI consiguiera en tiempos pasados, pero buscará triunfos que hace tres años perdieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *