Reconoce Nacho la labor de Sistema de Protección Civil

(JESÚS MURGUÍA RUBIO)

Con el objetivo de reconocer la labor de los integrantes del Sistema Estatal de Protección Civil del Estado, así como de las dependencias que participan en salvaguardar la integridad de los colimenses ante fenómenos naturales, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez hizo entrega de reconocimientos.

En la ceremonia cívica realizada en el Complejo Administrativo, el gobernador Peralta Sánchez también reconoció la labor de la Secretaría de la Defensa Nacional, a través de la XX Zona Militar; de la Secretaría de Marina a través de la VI Zona Naval; así como de la Policía Federal y el Cuerpo de Bomberos de Colima.

De igual forma, a la Cruz Roja Mexicana, delegación Colima; la Unidad Estatal de Protección Civil y a cada una de las 10 Unidades Municipales de Protección Civil, a quienes dijo que dichos reconocimientos están avalados por la sociedad colimense.

“Todos sabemos del esfuerzo que realizan y de su plena disposición para intervenir en los momentos decisivos, como ha ocurrido en diversas ocasiones”, asentó.

Externó su solidaridad y aprecio para el pueblo guatemalteco, al tiempo que recordó que Colima también tiene uno de los volcanes más activos del país, por lo que sostuvo que son situaciones que no se pueden controlar, pero sí anticiparse a los riesgos y tomar las medidas preventivas necesarias para enfrentarlas.

Manifestó que el reaccionar con oportunidad, es una tarea que les corresponde a los integrantes del sistema estatal de protección civil.

Más tarde, el secretario General de Gobierno, Arnoldo Ochoa González ponderó la labor de los integrantes del Sistema Estatal de Protección Civil, quienes –sostuvo- con organización, unidad y vocación de servicio, enfrentan las situaciones para las que se requieren.

En la ceremonia estuvieron presentes como parte del presídium, el comandante de la XX Zona Militar, Celestino Ávila Astudillo y el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Bernardo Alfredo Salazar Santana.

También, el Presidente del Congreso del Estado, Nabor Ochoa López; el delegado de la Secretaría de Gobernación, Luis León Aponte; el director de la Unidad Estatal de Protección Civil, Melchor Ursúa Quiroz y el comandante de la Policía Federal, Francisco Cid Juárez; entre otros.

 

 

MONITOREO VOLCÁNICO DEL MEJOR

EN RECURSOS HUMANOS Y TÉCNICOS

Tras lamentar la tragedia que vive el pueblo de Guatemala, con la erupción volcánica, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez precisó que Colima tiene latente un riesgo similar por lo cual dispone con el monitoreo y atención de la actividad del Volcán de Fuego de lo mejor, buscando prevenir y reducir afectaciones que pudieran tenerse ante una erupción.

El mandatario estatal advirtió lo importante de recordar, que se vive en una zona de riesgo, “siendo un doloroso recordatorio lo que sucede en Guatemala, con pérdidas humanas y evacuaciones masivas de habitantes de las comunidades cercanas a su volcán”.

Manifestó que “en Colima tenemos no sólo los mejores científicos, sino grandes inversiones muy importantes en equipo para monitorear al Volcán de Fuego, considerando es uno de los más monitoreados, vigilados, estudiado y esto, da el ingrediente de tranquilidad, saber que vivimos con un volcán activo, de riesgo, pero que se está estudiado y vigilado”.

Refirió que eso permite reaccionar adecuada y de manera oportuna, agradeciendo a las autoridades federales en materia de protección civil la inversión realizada para las acciones del monitoreo y atención del volcán, permitiendo que la convivencia con el volcán no represente un riesgo descontrolado para la población.

Con respecto a la alerta por las altas temperaturas en el estado, principalmente en cuatro municipios, el mandatario estatal destacó se deben activar varias actividades a realizar, entre las que destacan la entrega de despensas, agua y otras acciones, las cuales forman parte de esta alerta; “estamos preparados para la atención de esta contingencia”, refirió.

 

LLEGAN RECURSOS PARA PALACIO DE GOBIERNO

El Mandatario Estatal también dio a conocer que ya hay una aportación de recursos por parte de la Secretaría de Cultura del gobierno federal por alrededor de 15 millones de pesos para el rescate de Palacio de Gobierno, en donde su administración también realizara su aportación para así iniciar la primera etapa de la remodelación y rescate.

Recordó que hay un plan de obra, contando también con un responsable de obra que es un restaurador colimense con amplia experiencia, por lo que será él quien inicie con el abordaje para iniciar la obra, para preservar este monumento ya histórico de Colima. (Jesús Murguía Rubio)

 

PRESENTA VOLCÁN DE COLIMA NIVELES

BAJOS DE ACTIVIDAD: INVESTIGADOR

Al hablar sobre el volcán de Fuego de Guatemala, que tuvo una erupción violenta la tarde de este domingo, el investigador Raúl Arámbula Mendoza dijo que, por lo pronto, los vientos no soplan hacia México, que no habría afectaciones por ceniza, y que su activación no tiene nada que ver en una probable actividad con el Volcán de Colima, que aunque es un volcán muy activo el nuestro, “presenta actualmente niveles bajos de actividad”.

Cada volcán, explicó en entrevista el también director del Centro Universitario de Estudios e Investigaciones de Vulcanología (CUEIV) de la Universidad de Colima, tiene su propia cámara magmática y sus conductos, tanto el volcán de Fuego de Guatemala como el Kilauea de Hawái, y no hay nada que los conecte, como aseguran algunas versiones en las redes sociales.

El volcán de Fuego de Guatemala, dijo Arámbula Mendoza, es un volcán activo. En 2017 tuvo alrededor de trece erupciones muy parecidas a la del domingo, pero de menor intensidad. En la erupción del domingo expulsó mucho material fragmentado, tanto, que empezó a colapsarse parte de la columna eruptiva, que es la que generó los llamados flujos piroclásticos; esto es, avalanchas de rocas a gran temperatura que bajan principalmente por las barrancas, aunque hay flujos fuertes que pueden incluso saltar algunas lomas.

En 1974, comentó, este volcán tuvo otra erupción igual de explosiva que la de este domingo, sólo que entonces no causó pérdidas humanas, ya que no había tantas personas viviendo a su alrededor.

Mucha gente afectada por la erupción, comentó el profesor-investigador, no quiso evacuar la zona porque supuso que esta nueva actividad sería como las de 2017. Además, dijo, la actividad inició desde el sábado. Son erupciones, dijo, que duran varias horas y a veces dos o tres días.

El problema con Guatemala, comentó, es que la instancia que debe monitorear el volcán cuenta con pocos recursos y al parecer sólo tienen una estación sísmica, algo que no es suficiente. En el volcán de Colima, informó, hay once estaciones de monitoreo y se analiza su estado de actividad con varios parámetros, además del sísmico.

En el caso del volcán de Colima, dijo, sus niveles de actividad en estos momentos son muy bajos, “aunque no está totalmente dormido; todavía hay gas dentro del conducto del volcán que se puede mover. Además, en épocas de lluvia lo que puede ocurrir es que el agua que caiga se filtre y haga contacto con la roca, que puede estar a altas temperaturas, y eso genere vapor que pueda originar algunas explosiones freáticas no muy grandes. Por eso recomendamos no acercarse a menos de cinco kilómetros del cráter, ya que sigue siendo una zona peligrosa, además de que como ha tenido mucha actividad en los últimos años, hay material inestable en sus las larderas y se pueden generar derrumbes sin que el volcán tenga una erupción”.

En el tema de la actividad volcánica, recomendó a la población informarse sólo de fuentes oficiales. En México están el Servicio Sismológico Nacional, al Centro Nacional de Prevención del Desastres, el centro de investigación en la UdeC y Protección Civil, tanto de Colima como de Jalisco, así como el Sistema Nacional de Protección Civil.

Dijo que “hay unas declaraciones respecto a que el calentamiento global afecta la actividad sísmica y volcánica y eso es falso; no hay ninguna relación entro lo que ocurre en la atmósfera y lo que ocurre en el interior del planeta; se ha estudiado y no se ha encontrado ninguna relación, y es que no tiene por qué haberla, porque los procesos que ocurren en la atmósfera son muy diferentes a los que ocurren al interior de la tierra. También hay que desmentir eso”.

Lo que podemos aprender de la experiencia de Guatemala, dijo por último Raúl Arámbula, “es mejorar los sistemas de alertamiento y sobre todo la educación de la gente en estos temas. Hablarles más sobre fenómenos geológicos y qué medidas deben tomar en caso de sismos, erupciones volcánicas o deslizamientos”.

Finalizó diciendo que “tenemos que seguir uniendo esfuerzos y conseguir más equipo para mejorar el monitoreo de nuestro volcán, porque hay que recordar que nuestro volcán es el más activo de México y Norteamérica. Es momento de trabajar y de no bajar la guardia”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *