Diálogo Político

Por Manuel Sánchez de la Madrid

 

Las novedades entierran hechos

El mundo gira muy rápido, los eventos que hoy son noticia, que despiertan interés, duran muy poco en las primeras planas de los rotativos y dejan de ser tema en las barras de noticias y comentarios de los canales de televisión y de las estaciones de radio.

Son de interés fugaz, se acaban sin dejar rastro, nadie sabe qué ocurrió, no hay seguimiento, ceden el lugar a otro escándalo que cimbre a la opinión pública y así el consumidor de noticias continúa el rastro del último y al no disponer de herramienta para revivir lo que fue noticia y dejó de serlo sin satisfacer a nadie, se apaga y punto.

Por referirme a algo, diré que algunos sectores regionales nos interesamos cuando se dio a conocer oficialmente de la detención de Gerardo Mendoza, presunto responsable del asesinato de Silverio Cavazos; no supimos detalles, no lo llegamos a ver en gráficas o imagen y, a dos o tres días del suceso, se boletína una noticia que informaba del personaje que había sido ejecutado en el interior de una cárcel de alta seguridad. Punto.

¿Algo declaró en las horas que duró preso?, ¿agregó información al inconcluso caso del asesinato de Silverio hace casi ocho años?, ¿cómo ocurrió la muerte de Mendoza Chávez?, ¿a quién se responsabiliza?

No serán muchos los que recuerden el origen de la frase: “Nadie sabe, nadie supo…”, se trató de una historieta que captó miles de radioescuchas transmitida por la XEW en el año 1937.

Salvador Carrasco hacía el papel del “monje loco”, fue una versión de una historieta impresa con dibujos, guiones de Carlos Riveroll del Prado, de título “Chamaco Chico” y publicado por “Herrerías, S.A.”.

Pero así ocurre con las noticias que motivan el interés de la ciudadanía. ¿Qué pasó con el caso de Ricardo Anaya? Nadie supo si se continuó el proceso del que se le acusó, la Procuraduría General de la República participó y se retiró sin explicarle a nadie si fue un argumento de mala fe para dañar al candidato o si lo desarticularon por miedo a que el PAN-PRD argumentara que habían fabricado una estrategia sucia.

“Nadie sabe, nadie supo”.

¿Se acuerdan de la francesa Florence Cassez acusada de secuestro, delincuencia organiza y posesión ilegal de armas de fuego? Permaneció recluida en el Centro de Readaptación Femenil de Tepepan hasta el 23 de enero de 2013, cuando fue liberada tras un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, después de habérsele concedido un amparo por votación.

Su condena y su extradición a Francia dieron origen a un severo conflicto diplomático entre México y Francia, llevando al cierre de las actividades culturales denominadas «El año de México en Francia».

La liberaron y también punto.

No hay seguimiento, a nadie parece importarle lo que se inicia como un tema trascendente, Donald Trump ordenó la imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas de aluminio y acero, semanas antes se había destacado que ni Canadá ni México serían afectados con ese impuesto y fue noticia importante.

Después, el mandatario norteamericano, en una muina como acostumbra, ordenó la imposición referida, se hizo mucho revuelo, se dijo que México aplicaría aranceles a productos procedentes del vecino país y nada, el tema se enfrió.

Nadie sabe, nadie supo.

Así son las cosas y así seguirán siendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *