Editorial

Tercer debate, revulsivo

A 18 días de las elecciones, hoy martes es el tercer y último debate entre los cuatro candidatos a la Presidencia de la República, tres que representan a igual número de coaliciones de partidos y un independiente, donde seguramente irán con todo para fortalecerse y debilitar al o los contrincantes políticos.

Los ojos de las y los mexicanos están sobre el Gran Museo del Mundo Maya, en la ciudad de Mérida, en virtud de que se espera que miles de connacionales definan su voto tras la consecución del tercer debate. Primero fue en el centro del país, después en el norte, y ahora el sur será testigo del enfrentamiento entre los abanderados presidenciales, para contrastar sus propuestas y planes de gobierno.

De acuerdo a la postura que han asumido los que conocen al respecto, es poco probable que cambien las tendencias en las preferencias del electorado, quienes de igual manera exponen que todo indica que de nuevo será un debate lleno de amarillismo y confrontaciones entre los candidatos José Antonio Meade Kuribreña, Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya Cortés y Jaime Rodríguez Calderón.

Sin duda alguna que el postulado por el PAN-PRD, Ricardo Anaya, será de los más atacados durante este tercer debate, incluso por encima del político tabasqueño que encabeza la coalición Juntos Haremos Historia, dado el video que se filtró sobre él en días pasados y que lo vinculan con los hermanos Barreiro.

Lo anterior a tal grado le ha afectado que se le pronostican nubarrones que lo podrán llevar a un tercer lugar en las preferencias electorales, sobre todo tomando en cuenta que, la víspera, el senador panista Ernesto Cordero presentó una denuncia ante la PGR en su contra por presunto lavado de dinero, que si bien se podrá argumentar que no está fundamentada, le mete ruido y le afecta en su candidatura al sembrar duda e incertidumbre entre el electorado.

Entre adjetivos calificativos como “vulgar ladrón” o “mosquita muerta” o “corrupto e ingenuo”, así como estrenando cartera, arriban los candidatos al tercer debate  a celebrar en Mérida, que ojalá sea un revulsivo entre los ciudadanos para que definan su voto y lo hagan efectivo el 2 de julio próximo, en aras de vencer el abstencionismo y sea electo el titular del Poder Ejecutivo por las mayorías de este país.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *