Sueños mundialistas

Comenzó este jueves el Mundial de Futbol Rusia 2018 con todo lo que ello implica y significa, una justa deportiva que se realiza cada cuatro años que tiene cautivos a millones de personas diseminados en el orbe, tanto de manera directa como a través de las pantallas de televisión.

El Mundial dura un mes, treinta días de rodar el balón, 64 partidos donde algunos serán inolvidables y otros estarán para el olvido, donde México y los mexicanos, como siempre,  tiene cifradas esperanzas en su selección, en sus 23 jugadores, aunque, dicho sea de paso, no así en su estratega colombiano, Juan Carlos Osorio, por aquello de las famosas rotaciones, lo que no le permite repetir alineación.

Sin embargo, queda una vela encendida de la esperanza que ya en el arranque de esta justa deportiva, la más importante de las que hay y  han existido, sí proceda a repetir alineación, pues así lo ha perfilado en algunas declaraciones a la prensa el ex entrenador de equipos como Chicago Faire, Atlético Nacional y Puebla, de Estados Unidos, Colombia y México, respectivamente.

Ayer fue la inauguración del Mundial de Rusia 2018, con el triunfo por goleada de cinco a cero de la selección anfitriona a su similar de Arabia Saudita. Es un deporte que apasiona, que simboliza, que da identidad y que organiza, une, nutre y fortalece a las naciones.

El régimen de Vladimir Putin ha encontrado en el deporte una excelente oportunidad para enviar un doble mensaje de poder al mundo entero: uno de consumo doméstico en un país que atraviesa una fase de fervor ultranacionalista, y otro de vigor internacional.

“Rusia está en plena forma”, pretende decir el presidente Putin a (cuasi) todas las naciones reunidas por un balón, empeñado en absorber las grandes citas del deporte. Este Mundial corona el impresionante ciclo ruso en los cinco últimos años: Juegos Olímpicos de invierno en Sochi, Mundiales de atletismo en Moscú, en 2013, y de natación, en Kazán, en 2015. Arrancan, pues, los sueños mundialistas, no nos queda de otra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *