Razonar el voto

A dos semanas para que se lleve a cabo la contienda electoral, particularmente en lo que se refiere a la presidencial, se ha manejado con mayor insistencia en los últimos días y en las últimas horas, en que la ventaja que existía entre el primer y segundo lugar en las preferencias se ha acortado, y ello sin tomar en cuenta que existe aún un alto porcentaje de indecisos, lo que podría cambiar radicalmente el sentido del voto en el día de la jornada cívica del 1 de julio.

Ya no son pocas las encuestas que sitúan al candidato de la coalición PRI-PVEM-Nueva Alianza, José Antonio Meade, en el segundo peldaño de las preferencias ciudadanas, uno motivado por las propuestas serias y congruentes que ha hecho, aunado su capacidad y experiencia, y la otra por los escándalos en que se ha visto envuelto el abanderado por México al Frente, Ricardo Anaya.

Ha surgido una corriente en las redes sociales que impulsa la candidatura seria, comprometida y acorde a las circunstancias y demandas actuales, la de José Antonio Meade Kuribreña, pues han ponderado que México lo que necesita, hoy más que nunca, por la postura hostil asumida por el presidente de Estados Unidos y el mercado internacional volátil, estabilidad y continuidad a las políticas públicas de certidumbre, no de las probabilidades y mucho menos de las ocurrencias, como lo han dicho algunas voces que esto último representa el postulado por Morena,-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador.

Al haber conocimiento de causa de que ya Meade posee el segundo lugar en las encuestas y consecuentemente en la intención de voto, existe un frente común de apoyo, en el que no sólo forman parte militantes y simpatizantes a la candidatura del ex secretario de Relaciones Exteriores, de Desarrollo Social y de Hacienda, sino también de aquellos comprometidos con la estabilidad del país, con el rumbo de certidumbre y congruencia.

Ante tal escenario, voces coincidentes han surgido para clamar el voto razonado e inteligente para quien posee los atributos necesarios para dar estabilidad y certidumbre a un país de instituciones.

Para ejemplificar, la víspera, el dirigente nacional del PRI, René Juárez Cisneros, llamó a ejercer el voto razonado el 1 de julio en favor de José Antonio Meade, donde argumentó que “el voto del corazón es el basamento en la construcción de la victoria, pero el voto de la razón, que es el sufragio de la reflexión, sereno y pensado, es el que requiere este país y hay que conquistarlo”.

A catorce días del día decisivo para México y sus millones de habitantes, es momento de hacer un alto en el camino, analizar y contrastar las propuestas, determinar cuáles son viables y cuáles producto de las promesas sin sentido. Reflexionar responsablemente el sufragio, porque está en juego no sólo el rumbo de un país, sino el futuro de las y los mexicanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *