Indicadores

La pobreza es una situación socioeconómica que desgraciadamente está muy presente en pleno siglo XXI y afecta sobre todo a los países menos desarrollados. Regiones de África, Asia y Latinoamérica se encuentran entre las más afectadas, donde el objetivo a largo plazo en el mundo actual es la erradicarla al igual que la marginalidad.

Esta condición social es la situación de no poder, por falta de recursos, satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas de una vida digna, como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria, el agua potable o la electricidad, la cual puede afectar a una persona, a un grupo de personas o a toda una región geográfica.

Lo anterior se cita dado que el Congreso incluyó en la Ley de Desarrollo Social de la entidad el grado de accesibilidad a carretera pavimentada y el acceso a la alimentación nutritiva y de calidad, entre los indicadores para definir, identificar y medir la pobreza en esta entidad federativa. Con la reforma aprobada en votación unánime por las y los integrantes de la LVIII Legislatura local, dicha legislación se armoniza con la Ley General de Desarrollo Social y con lo establecido en los tratados internacionales y principios constitucionales, homologando los lineamientos y criterios generales que definen, identifican y miden la pobreza.

Valga acotar que el propósito de modificar la Ley de Desarrollo Social del Estado de Colima es unificar los indicadores, debido a que la pobreza y su combate son temas obligatorios y prioritarios para las agendas de los tres niveles de gobierno, según refiere el dictamen elaborado por la Comisión de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales que preside el diputado Héctor Magaña Lara.

Es importante precisar que entre los indicadores para medir la pobreza en Colima ya se encontraba el acceso a la alimentación, sin embargo ésta es muy diferente a la alimentación nutritiva y de calidad, puesto que -refiere el dictamen- la primera se trata de la capacidad de ingerir alimentos, en cambio la segunda responde a ingerir alimentos con suficiente cantidad de nutrimentos que permitan un adecuado desarrollo de la persona.

La reforma en cuestión, que incorpora también la diversidad, la libre determinación y autonomía de los pueblos indígenas y sus comunidades, así como la perspectiva de género, busca eliminar flagelos como la invisibilidad femenina, la desigualdad, la injusticia y la jerarquización de las personas basada en el género.

Un paso adelante, pues, la aprobación unánime la inclusión en dicha ley la accesibilidad a carretera pavimentada y el acceso a la alimentación nutritiva y de calidad, indicadores fundamentales en la actualidad para calibrar y definir la pobreza, cuyos ingredientes son paliativos y que le abonan para avanzar sobre el vértice en términos cualitativos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *