Hablemos de …

De futbol y otras cosas

Por Rafael Tortajada

Por razones de mi existencia, yo recuerdo perfectamente los campeonatos mundiales del deporte de las patadas que es el futbol desde 1950 a la fecha. El primero de ellos se celebró en la ciudad de Montevideo capital de la República de Uruguay y le tocó la sede a esa ciudad debido a que la oncena charrúa fueron campeones olímpicos en 1928 y si a esto le agregamos el florido lenguaje que tenía su embajador que lo utilizó para envolver a todo el comité que había convocado Jules Rimet, todo se tradujo en que, el campeonato mundial que arriba se cita se celebrara en ese pequeño país suramericano en un estadio que para tal efecto se llamó «El Centenario».

Una de las condiciones que impuso Rimet fue que la copa respectiva que además llevaba su nombre y que pesaba 6 kilos y medio de oro puro, le quedaría en propiedad por siempre a aquel país que obtuviera 3 veces el campeonato aunque fuera en diferentes fechas. Por lo pronto el campeón mundial lo fueron los anfitriones.

La justa se desarrolló entre el 13 y el 30 de julio de 1930; en los primeros encuentros le tocó desde luego jugar a nuestro país y fue superado por Francia por 4 goles a 1 o sea que, desde un principio empezamos a acumular goles pero en contra.

La FIFA decidió entregar la organización del torneo a Uruguay en conmemoración del centenario de la Jura de la Constitución, que la nación celebraba durante julio de ese mismo año.

En la final, el anfitrión Uruguay venció a Argentina por 4:2 ante 93.000 espectadores, ganando su primer título mundial organizado por la FIFA y ratificando lo hecho en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928.

La segunda Copa Mundial de Fútbol se desarrolló en Italia entre el 27 de mayo y el 10 de junio de 1934. Para este torneo treinta y cuatro asociaciones solicitaron participar, por lo que esta vez se realizaron eliminatorias para determinar las dieciséis selecciones participantes.

Sólo participaron cuatro seleccionados no europeos: Argentina, Brasil, Estados Unidos y Egipto, que fue la primera selección africana en participar del certamen. El campeón fue Italia que se impuso a Checoslovaquia en la final por 2-1. Como protesta al boicot del torneo anterior, Uruguay se negó a participar y se convirtió en el único equipo campeón que no ha defendido su título. En esta edición el torneo sufriría un cambio de formato, se sustituyó la fase de grupos por dos fases de eliminación directa. Los partidos se definirían en 90 minutos, con una prórroga en caso de empate. Si el partido continuaba empatado luego de los 120 minutos, se jugaba un partido revancha en lugar de una definición por penales.

La III Copa Mundial de Fútbol se desarrolló en Francia entre el 4 y el 19 de junio de 1938. El campeón fue Italia, siendo el primer país en lograr el bicampeonato, tras imponerse a Hungría en la final por 4-2.

Este torneo es caracterizado como el último gran evento previo a la Segunda Guerra Mundial. Durante la realización de la Copa Mundial, existen muchos hechos que se presentan como adelantos de la situación tensa que vivirá el mundo a partir del año siguiente. Jules Rimet, creador del torneo, realizó todos los intentos para que su país natal organizara la que pensaba podría ser la última Copa Mundial, desplazando a Argentina como país organizador.

Estalla la segunda guerra mundial y se suspenden los campeonatos mundiales de futbol.

La FIFA creyó que era oportuno reiniciarlos después de que terminó esta terrible lucha en Europa y le concedieron la sede a Brasil y este país mandó construir un monumental estadio de más de 100 mil espectadores, sólo que al 60% únicamente le proporcionaban un cuadrito de piso para que presenciaran las dos horas del juego de pie. El famoso estadio está construido en el barrio de Maracaná y con ese nombre se sigue conociendo cuando en realidad el verdadero de este coloso de los deportes es Luis Filho, es el nombre de un periodista que estuvo insistiendo a través de su columna en la necesidad de que se construyera un gran estadio para jugar futbol.

La IV Copa Mundial de Fútbol se desarrolló en Brasil, entre el 16 de junio y el 16 de julio de 1950 y fue la primera edición del torneo luego de la Segunda Guerra Mundial. Tras la suspensión de los eventos de 1942 y 1946, la Copa del Mundo regresó a Sudamérica luego de 20 años, desde Uruguay 1930. 13 equipos participaron y fueron divididos en 4 grupos, de los cuales clasificaron los mejores de cada grupo a una nueva ronda final: Brasil, España, Suecia y Uruguay.

Tengo muy presente que el partido inaugural fue entre México y Brasil y digamos que los cariocas jugando a medio vapor nos metieron 4 goles a 0; ahí inició su histórica carrera internacional la Tota Carbajal ya que a partir de ese campeonato jugó 4 más y es el único caso en el mundo de un portero que lo haya sido en 5 copas mundiales.

El encuentro final fue entre Brasil y Los Charrúas de Uruguay, estos últimos no tenían ninguna oportunidad ya que todo estaba arreglado para que ganaran los brasileños y ¡oh sorpresa!, al final que les van ganando los uruguayos con 2 goles de Gigia y Andrade mientras que por los brasileños pudo anotar Ademir. La tragedia fue de alcance internacional ya que, Flavio Costa, entrenador de los Cariocas tuvieron que sacarlo vestido de mujer y nunca más volvió a su país por el peligro de que lo fueran a linchar; el llanto era general entre los brasileños por las calles y hasta la fecha nunca han vuelto a ser sede de tal evento deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *