Diálogo Político

Por Manuel Sánchez de la Madrid

 

Mejor no buscarle

 

El que con leche se quema hasta a la cuajada le sopla y así me pasó a mí, hace tres años la empresa que edita El Mundo desde Colima se registró en el INE o lo que se usara en esos tiempos, ajustada a lo que las leyes y códigos electorales exigían.

Terminó el proceso y transcurrido un año o más fue requerida la editora por una supuesta factura a un partido político con una cantidad menor a la reportada en el trámite que ya comenté. Fui citado a una oficina en donde se me hicieron algunas preguntas a las que contesté con la verdad y con documentos que lo confirmaban.

A equis meses después se multó a la misma editora por una cantidad considerable, pues equis partido político mostró una factura en la que la cantidad no correspondía a la tarifa que la editora había registrado.

Para el caso, se trataba de un cobro por la Secretaría de Hacienda, consulté con el jurídico del instituto político involucrado y me informaron que el abogado al que comisioné el proceso no lo había seguido bien, si hubiera mostrado una factura de la fecha a la que se refería Hacienda, pagada por equis cliente con la misma tarifa, con eso yo hubiera ganado el asunto, pero no se atendió como se debía y pagué casi cuarenta mil pesos.

La inversión que los partidos hicieron en El Mundo hace tres años fue muy poca, no más de dos o tres decenas de miles de pesos, con orden  de pago y diseño de los originales, para este proceso electoral que termina el domingo aún ha sido menor, cero espacio comprado, cero facturación.

Sin embargo, las obligaciones y prohibiciones que norman el proceso electoral son tantas, que he puesto en práctica una línea editorial que muy poco aborde temas políticos y en esta semana que está por terminar y con ella el proceso, me he abstenido de abordar temas de ese tipo.

Que lo hagan otros, de todas formas el consumidor de noticias se alimenta de boca en boca o de las redes sociales, son tantos  los comentaristas en los medios con presencia en todo el territorio nacional y en el regional, que ninguna falta hace mi modesta participación, al cabo cada quién votará por quien quiera y la suma mayor le dará el triunfo a alguno de los cuatro candidatos, que al parecer será el favorecido por las grandes empresas de radio y televisión que fueron antagónicas a sus ambiciones en procesos anteriores y aparentemente ahora lo apoyan.

Al fin y al cabo será el final como Dios lo quiera y que nos agarre confesados.

Hago acto de presencia en la página editorial de El Mundo obedeciendo a una interior instrucción, estoy obligado a hacerlo y aquí estoy, creo que se maquinó desde hace varios años un proyecto que empezó por crearle al presidente Peña Nieto un ambiente adverso que le hizo fama de inculto, tozudo, ignorante, mete patas en sus discursos improvisados, esto además de que han calificado su administración como la más corrupta de la historia de un país con fama de ser el más deshonesto del orbe.

La verdad sea dicha, del ramillete de gobernadores durante el sexenio que termina el último día de noviembre próximo, destacan lo menos media docena de pillos que se sirvieron con la cuchara grande, robaron cantidades enormes de dinero que rebasan lo creíble.

Vote usted, cumpla con su obligación ciudadana y ejerza su derecho y, como ya dije, “…que Dios nos agarre confesados”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *