VOCES

Por Jesús Murguía Rubio

 

En espera del humo blanco

Este domingo damos por terminado un proceso electoral que se antoja para muchos enfadoso por la presencia de ejércitos con personas promocionado a sus prospectos, para otros novedoso porque de verdad, hicieron romper la comodidad que se hubiera mostrado en otras elecciones, con personajes alejados de la realidad que vive la sociedad y quienes no quería recibir la andanada de quejas y reclamos por los resultados que llevamos, aunque lo verdaderamente interesante fue, no haber visto campañas de promoción, donde fuera privilegiada la imagen, lo cual obligo a tener presencia física de todos quienes fueron aspirantes.

Finalmente la fecha llegó y habremos de saber, si efectivamente fue una buena medida lo que se mostró como proceso electoral moderno y tecnológico, el cual dejo abierta de par en par la puerta a la manifestación de ideas en las redes sociales, donde se habló, se dijo y se denostó sin que nadie pusiera un grito al cielo para obligar a la autoridad a detener esta nueva libertad de expresión, con manifestaciones de todo contenido, evaluando, generando conciencia, reprochando, descalificando, en fin, lo que se quiso decir se dijo, alejados de los viejos mitos o prohibiciones de antaño, donde los medios de comunicación tradicionales estaban sino impedidos, si manteniendo una sana distancia entre las palabras como son y la simulación de expresiones cuando se trataron de hablar o perfilar propuestas electorales.

Será importante tomar en cuenta que este proceso electoral deja una nueva concepción desde su punto el vista de dar a conocer resultados, esperando los actores políticos sean capaces de sostener su palabra en guardar el respeto a las normatividades determinadas para que sea la autoridad quien informe los resultados y que cuando se conozcan, haya la madurez, la firmeza y convicción para aceptar un triunfo o la derrota, porque finalmente, seguiremos siendo colimenses, vecinos y amigos de muchos quienes no tienen la misma forma de pensar y actuar el tema electoral, evitando caer a condiciones de molestia o enfado que lleve a situaciones radicales, donde solamente sacaremos la división y el enfrentamiento que nadie quiere.

Vaya el reconocimiento por anticipado, a todos aquellos quienes estarán al frente en cada casilla electoral este domingo, formando parte de la jornada de por si extenuante que mostrará este 1 de julio, más aún, si se le ocurre a la zona de inestabilidad convertirse en la tormenta tropical Fabio, frente a las costas de Guerrero hasta la noche de este sábado, pero que podría ofrecernos un día lluvioso, donde los tiempos se compliquen para los funcionarios encargados de entregar resultados lo más temprano posible, luego del cierre de las casillas, porque los mexicanos estaremos atentos de conocer que las cosas se dieron sin mayores incidentes y sobre todo, el punto relevante de saber el nombre de quien será el próximo Presidente de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *