Relación AMLO-Trump

No son pocos las y los mexicanos que se preguntan y lanzan a la vez la interrogante de cómo será la relación entre Andrés Manuel López Obrador, ya en calidad de presidente de los Estados Unidos Mexicanos, y el mandatario de EU, Donald Trump, proclive ambos al enfrentamiento, al encono, a la diatriba, a revirar y a comprometerse y luego deslindarse.
López Obrador y Donald Trump no hablan el mismo idioma, pero sí el lenguaje del nacionalismo. Ambos llegan a la Presidencia de sus respectivas naciones empujados por el hartazgo social que gran parte de la demografía refleja en las redes sociales.
Trump y López Obrador han colocado cuestionamientos al trato recibido de medios de comunicación y cuestionan el papel de las élites frente a los olvidados. Además, los dos encuentran en la polarización el mecanismo idóneo para articular una retórica.
Por lo anterior y otras cuestiones, una gran incógnita se cierne entre los habitantes de este país: cómo será la relación de AMLO con Trump, cuando manejan modelos ideológicos opuestos, por lo que sin un diálogo diáfano, genuino y de compromiso, no será fácil adelantar temas cruciales, verbigracia la renovación del TLC y los migrantes ilegales.
Por fortuna, hasta el momento la Casa Blanca y su inquilino no han dado señales de diferendos hacia el candidato ganador y próximo presidente electo, y eso ya es ganancia; además, éste ha declarado que buscará con el gobierno de Estados Unidos “una relación de amistad y cooperación para el desarrollo, siempre fincada en el respeto mutuo y en la defensa de nuestros paisanos migrantes”.
No pasará pues mucha agua sobre el río para conocer si la relación AMLO-Trump será, en los hechos, constructiva, o sólo se dará a nivel discursivo y devenga una colisión entre México y EU, ante la impericia política de ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *