Diálogo Político

Por Manuel Sánchez de la Madrid

 

¿Yo?…como Vicente Fox

 

Me identifico con Vicente Fox, le desea la mejor de las suertes a Andrés Manuel López Obrador al frente de la presidencia de México y ruega porque “nos tape la boca” a los que no hemos creído en él. Yo también. Excelente fuera que lleve a cabo los proyectos de los que tanto ha hablado, que cumpla con los compromisos, que garantice la tranquilidad nacional, acabe con la corrupción, con los “cochupos” y el amiguismo, que frene el dispendio entre funcionarios de niveles altos.

Nada de lo que prometió es malo, creo que lo anterior, más regalar dinero a los ¿ninis?, a los personajes de la tercera edad, bajar el precio de la gasolina y muchas otras promesas, la mayoría son poco probables de cumplir, en la práctica él mismo se enterará que no aplican, pero otras sí y beneficiarán mucho a las finanzas públicas, merecerán el aplauso del pueblo.

Cancelar las pensiones a los ex presidentes es uno de los temas que regocijarán al pueblo, en realidad se trata de cantidades muy pequeñas, por mucho que les regalen, pero qué bueno, la verdad no creo que les haga falta. Quitarle personal de seguridad del Estado Mayor Presidencial no será un ahorro económico, se regresarán a filas a los comisionados y correrán el riesgo personajes importantes de ser objeto de secuestros o asaltos. Como nos lo corremos usted y yo.

No usar el avión presidencial no ahorra nada, por el contrario, se gastará en renta de aeronaves privadas o en la compra de boletos a líneas comerciales, el gasto de pilotos, azafatas, mantenimiento, todo seguirá igual, lo mismo que de los helicópteros, sólo que estarán ahí estacionados.

Cuando el entonces gobernador Elías Zamora le pidió a quien fuera mandatario de la nación, Miguel de la Madrid Hurtado, que le comisionara una aeronave de las que se decomisa a cientos  de narcos y por ley pasan a ser propiedad del país que las detecta, me acordé de la maestra Griselda Álvarez, que atinada como siempre me comentó “…el presidente José López Portillo me recomendó que no aceptara ofertas de aviones privados, que usara las líneas comerciales. Al tiempo, la aeronave en la que viajaba el gobernador Gustavo Vázquez Montes se fue a tierra causando la muerte de sus siete ocupantes.

Si es cierto, mejor que los venda.

Como se quiera aplicar, cada cambio habrá resistencia por incosteable o problemática que sea. Serán muchas las modificaciones y todas bien intencionadas, corregir gastos superfluos, adelgazar la nómina, bajar sueldos, quitar canonjías, presupuestos sin límite de representación, comisiones a diestra y siniestra, pretextos para vacaciones pagadas, prestaciones, interminable habrá de ser el enlistado y por mucho que sea, no será tanto. Si el presidente no usa Los Pinos, requerirá personal y gastos iguales o mayores en el domicilio que ocupe.

Aplicar el modelo de gobierno modesto ejemplarizado por Benito Juárez será muy sano, sólo debe tomarse en cuenta que el Benemérito de las Américas fue presidente por primera ocasión a mediados del siglo XIX.

Conforme se conocen resultados y se adelantan consecuencias del proceso electoral que concluyó el pasado domingo y que dio el triunfo al partido “Morena”, en la mayoría de las candidaturas se presume como una confirmación de la democracia en México, a lo que se está agregando el comentario de que llegarán al poder alcaldes, integrantes de las cámaras alta y baja y las locales, personajes que lograron mayoría en las urnas, pero que millones de mexicanos les dieron el voto sin conocerlos, muy probablemente con muy poco conocimiento de la responsabilidad en el ejercicio de los delicados cargos de gobernar y legislar.

El peso de Morena fue y es tan enorme que influyó en millones de mexicanos a que votaran por sus candidatos y triunfaron, sólo que se afirma que muchos de ellos se dedican a actividades ajenas a la política, al desempeño de funciones de gobierno, de conocer de leyes y del universo de responsabilidades que descansan en la espalda de diputados y senadores, ahora imaginémonos el nivel de quienes sean invitados a ser sus colaboradores.

Lo cierto es que millones de votos fueron “ciegos”, se entregaron en las urnas sufragios por “Morena” sin tener una idea, sin que al ciudadano le importara quién fuera el candidato.

Supongo que para cada caso habrá una solución, asesores, consejeros, ayudantes que conozcan las funciones oficiales y la buena disposición que cada uno de los nuevos alcaldes, integrantes de las cámaras locales y federales, que aprenderán a agarrar el paso. La carga hace andar…

Lo mismo será respecto al estilo personal de gobernar de Andrés Manuel López Obrador, mucho de lo que anunció que haría si llegaba a presidente de México, estoy seguro de que lo llevará a la práctica y también de que habrá promesas de campaña que fueron eso, pero no se cumplen.

Siempre ocurre, lo que sí creo es que pondrá empeño en impedir actos de corrupción y buscará la forma, con estrategias diferentes, para que el país recupere el clima de tranquilidad y paz a los que tenemos derecho, tarea en la que han fracasado los últimos dos presidentes.

Con eso nos daríamos los mexicanos, pero se espera mucho más del virtual presidente y estoy seguro de que él lo intentará.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *