Hablemos de …

Remembranzas del ayer

Por Rafael Tortajada

 

Música clásica

 

Hace algunos años 9 para ser exactos, acudí con el médico Guillermo Cárdenas Jiménez para solicitarle me permitiera hacerle una entrevista sobre un libro que presentó en esa fecha referente al tema de la música clásica.

El día de hoy se insertará una parte de dicha entrevista.

 

Colima se ha convertido en un centro cultural a donde concurren autores de otras entidades federativas para presentar sus trabajos; en esta ocasión se puso al gusto musical de los colimenses un libro singular que, además de hacer uso del aspecto literario, la presentación estuvo acompañada por un programa llamativo que mucho gustó a los asistentes.

Primeramente hubo palabras de bienvenida dando paso a serie de piezas musicales iniciando con La Danza india de ballet La Bayadere de Ludwing Minkus; luego un fragmento de la ópera El trovador de Giuseppe Verdi.

Vino un entreacto en el cual ya se eludió a lo más importante del programa que fue la presentación del libro “Invitación a escuchar música clásica” y lo hizo el profesor Abelardo Ahumada. Después vino un fragmento de la ópera Nabucco de Verdi luego el coro del Mesías Aleluya de George F. Haendel. Luego Beethoven y aquí ya fue interpretada por la maestra Carmen Beatriz Cárdenas Govea; enseguida la parte final de la Fantasía Coral de Beethoven, después un fragmento del ballet El cascanueces de Tchaikovsky, después La gran puerta de Kiev¸ de Modesto Mussorgsky y finalmente La marcha Radetzky de Johan Strauus Padre.

Lamentablemente no pude asistir a ese evento de lujo y por supuesto a algo que mucho me hubiera gustado, al no serme posible esto que menciono me valí de parientes del doctor Guillermo Cárdenas Jiménez que conjuntamente con M. Carmen Govea Arreguín fueron los autores de dicho

libro y pude concertar una entrevista donde logré que me platicara algunos pormenores de este tomo que espero sea de completo agrado de los lectores.

La entrevista fue en su oficina donde despacha por la calle Juárez.

RTR: Doctor, con motivo de ese libro que usted presentó y que trata de una faceta de un tema del cual a veces mucha gente habla pero que lamentablemente conoce poco, no es fácil saber de la vida de los autores clásicos en esa música inmortal que han ido creando y es tan buena que todavía existe hasta la fecha.

Quisiera rogarle que nos platicara cómo fue que nació esa inquietud para escribir este libro.

GCJ: Con todo gusto maestro, mi esposa Carmen y su servidor tenemos mucho en común, especialmente la afición a la música clásica, nosotros no tenemos estudios académicos formales sin embargo de 8 a 10 años estuvimos en contacto con la música clásica y a través de tantos años que hemos escuchado casi todos los días de nuestras vidas, pensamos compartir el gusto por la música clásica, no es que no les guste a las personas, es que no han tenido oportunidad de escucharla y ahora verla en los DVD, por eso nació la idea de escribir un libro que es un poco diferente a los ya conocidos, contiene 7 capítulos el libro donde el principal narra en forma concisa los datos biográficos de 122 autores, los más conocidos desde el siglo XVI hasta el siglo XX.

Tiene otro capítulo, una sucinta revolución histórica, formas musicales y vocablos afines, el director y la orquesta, otro capítulo sobre definiciones, el tercero, principios de notación musical, piano, violín y voz que son los principales instrumentos, conspirando a la voz como instrumento musical que es el más bello y breves semblanzas de los compositores más esclarecidos que son 122 los que contiene el libro; esos son los principales capítulos, son 7.

RTR: Para acompañar un libro de 122 autores quiere decir que es muy extenso porque debe tener una gran profusión de datos.

GCJ: El libro consta de 325 páginas pero no son propiamente biografías, es una síntesis y anécdotas de su vida con los datos principales, algunos compositores tienen una vida muy interesante Vivaldi, Paganini por decir algunos, Beethoven, Mozart, y Schubert y otros también importantes pero que tuvieron una vida con pocos datos trascendentales, una vida más tranquila, por eso algunas biografías si se les puede llamar así, son de una página, otras de 3, otras de 6 ú 8.

RTR: Bueno, siempre en cualquier tema, en cualquier parte de la ciencia, la música es una de las bellas artes, hay personajes que destacan más, por lo cual se le debe dedicar mayor tiempo al estudio de su vida y de acciones ¿Cuál fue la idea de escribir este libro en un medio como es aquí en Colima? donde–con todo respeto- no veo que haya mucha afición por la música clásica

GCJ: Así es, desgraciadamente así es. Por el gusto como mencionamos de compartirla, para tratar de dar a conocer para los aficionados y los jóvenes, que la conozca sobre todo ahora que existe el DVD, antes a mi mujer y a su servidor nos tocó que a los 12 años difícilmente encontrábamos un disco de música clásica con la Polonesa, Sueño de amor de Liz con lo que se inicia uno y eran discos monofónicos de baja fidelidad, después fue evolucionando y cuando salió hace unos 20 años la cinta de carrete abierto ya con imagen, fue una sorpresa muy agradable que pudiera usted ver un ballet de la música escénica, ya la podía ver yo en la televisión y actualmente hay muchas grabaciones en disco DVD que puede encontrar los conciertos, sinfonías, todo prácticamente de música clásica y lo disfruta en su casa, entonces ya por eso gusta más. El interés fue difundir – compartir porque como se dice, escuchamos música porque nos hace sentir bien y la música clásica nos hace sentir mejor todavía, el que diga que no le gusta es porque seguramente no la ha escuchado, no tiene oportunidad de asistir a algún concierto en vivo.

RTR: Recordemos que Beethoven decía que la música para lograr su objetivo principal hay que sentirla, no nada más escucharla, si el cuerpo no se queda embebido de las notas musicales que está escuchando entonces yo creo que está perdiendo el tiempo.

GCJ: Como aquí lo decimos, igual que para todas las artes no es indispensable conocer los pormenores de la obra, quién lo hizo, en que época, basta tener sensibilidad y que guste; uno podrá ver una pintura y decir “¡ah! qué bonita está”.

Le gusta a uno, no sabe si es de Rubbens, en qué año, de qué época pertenece, si aumentamos el caudal de conocimientos de una biografía de ese autor y la característica de la pintura lo vamos a disfrutar más, así la música, alguien puede escuchar la Sinfonía Pastoral; ahora que menciona Beethoven, La Heroica, la Número 3 y dice “¡ah! qué bonito” …… aunque no conozca el autor, no sepa si es de Beethoven, en qué año la escribió, quien es el director de la orquesta que la está interpretando, si le gusta y la escucha y aparte la estudia, entonces va a disfrutarla más.

Nuestra idea es precisamente eso, difundir un poco y despertar el gusto por la música clásica, queremos compartirlo.

RTR: Desde luego que sin ser un experto en esta materia, creo que depende del director de una orquesta para darle mayor vida a una obra, recuerdo desde Leopoldo Stokowsky desde luego el último de los grandes directores que fue Von Karajam, gentes que se posesionaban totalmente de el espacio, ya no hablar de Arturo Toscanini que a él le tocó darle el visto bueno a la Scala de Milán después de que fue destruida en la guerra y lo llamaron para darle el visto bueno y bastó una palmada y dijo ¡ya está! Con eso fue suficiente. ¿Qué nos dice usted de eso?.

GCJ: El director de orquesta es la figura principal en una obra clásica quitando la música de cámara en donde a veces no es necesario el director, pero ya en una sinfónica o filarmónica, dirigir una sinfonía de Mahler, una sinfonía de Richard Strauss es indispensable la figura del director y es el alma; el tiempo que le da la sensibilidad con que la dirige, sus gestos, tiene que tener una gran capacidad , un gran conocimiento de los instrumentos, un oído musical casi infalible para poder detectar cualquier falla. En un tiempo se quiso suprimir la figura del director pero no es posible, el éxito de una buena interpretación de una gran obra es el director desde luego.

RTR: No es nada nuevo para usted el hecho de que ha destacado tanto desde que son niños que por eso se les ha llamado niños prodigio y yo creo que el mayor de ellos ha sido Mozart, hubo en la época moderna otros como Albéniz, era un muchacho muy precoz, a los 9 años ya tocaba en lugares públicos.

GCJ: Así es, fue hasta la Argentina, viajó, estuvo en México, en Estados Unidos, antes de los 15 años ya había tenido muchas aventuras, además fue un virtuoso del piano así como compositor, fue un niño precoz.

RTR: Fíjese, yo antes de aprender a leer y escribir me llamaba mucho la atención El claro de luna, pero uno que tocaba Ignace Jean Paderewsky que era el mejor pianista de la época pero era una melodía de Beethoven, muy lenta, con piano, diferente al Sueño de amor de Liz.

Volviendo un poco atrás, yo sin conocer ni pizca de lo que estaba oyendo me sentía embebido, posesionado y era yo analfabeta y sin embargo me entusiasmaba. Ahora, un músico que fue muy importante en mi vida fue Franz Liszt sobre todo con sus Rapsodias Húngaras, desde luego para mí la más importante fue la Número 2 que la aprendí de principio a fin desde pequeño, ya después leí su vida, que era tremendo, que se salía del lugar donde estudiaba, era parrandero, su hija Cosima después se casó con Richard Wagner.

GCJ: Primero estuvo casada con Hans Guido von Bülo, pianista y director de orquesta, pero Wagner después se relacionó con ella y tuvieron 3 hijos, se divorció de Von Bülo y tuvo tres hijos con Wagner. Cuando murió Wagner ella estuvo a su lado, Cosima, con 3 hijos y ¿sabe usted porque le puso Liza Cosima verdad? Porque nació a la orilla del lago Como, era hija de Liszt y de una condesa.

RTR: Mire, no sé si esté equivocado pero para mí los músicos clásicos que llenaron toda una época por su perfección fueron desde luego Paganini, y Liszt porque este último, como dicen que tenía los dedos muy largos mandó construir un piano especial con más teclas de las que normalmente tienen y ese piano ahí está guardado, nadie lo puede tocar, en cambio el clavicordio de Mozart ese si le permiten a algunas personalidades que le den una tocadita y está en Salsburgo, pero el otro definitivamente no pueden tocarlo, no alcanzan, parece que el único que logró algo fue Liberace porque era rapidísimo en sus movimientos.

GCJ: Aquí en el libro hablamos acerca de la destreza de Paganini, resulta que Nicolo Paganini tenía una enfermedad de aracnodatilia quizás por sufrir el síndrome de marfan que consiste en una hiperelasticidad de la piel y una gran laxitud articular, son de esas personas que están en los circos que se estiran las piernas hasta atrás y se tocan. Paganini tenía la capacidad de tocarse el pulgar con el meñique, tenía la enfermedad citada y por eso fue tan hábil, aparte de que era un genio y un virtuoso del violín, pero gran parte de su maestría se debía a eso, estudiaba muchas horas diarias, también llevó una vida inquieta, una vida un poco relajada, aquí lo narramos en el libro.

Continuará . . .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *