LOS APUNTES DE HOY

José Rodríguez Negrete

 

PAUPERRIMA CENTRAL CAMIONERA

La Central Camionera de Colima, infraestructura con casi 30 años de antigüedad, demostró que se encuentra en muy malas condiciones, ya se habían presentado en otras ocasiones problemas de insuficiencia, de deterioro, de fallas estructurales y de inundaciones; pero como ahora, en estos días del nuevo temporal de lluvia jamás.

La estructura que alberga a la Central Camionera de Colima es la misma que se instaló en agosto de 1990, solo que ahora a casi treinta años de distancia se encuentra en paupérrimas condiciones, motivo por el cual el gerente de la misma Manuel Anaya Rojas ha estado insistiendo mucho en conseguir recursos federales para remodelarla y acondicionarla adecuadamente para tener en Colima una central camionera de acuerdo a las condiciones de una entidad con destino turístico y no estar sufriendo calamidades y vergüenzas, como ocurrió el domingo anterior, que luego de la fuerte tormenta, la sala de espera se inundó alarmantemente, llovía más fuerte adentro que afuera y todos los trabajadores y voluntarios tuvieron que trabajar intensamente para sacar el agua que para muchos de los visitantes era peligrosamente riesgoso caminar por esa sala.

La central camionera, se dice, tiene una movilidad de entre 4.500 a cinco mil pasajeros diarios, sin embargo el edificio está semiabandonado, parece que es un inmueble incosteable a todas luces, sobre todo porque la central de los Rojos, que se ubica acá por la zona del Manchón, le quita mucho pasaje a los camiones que hacen el servicio desde aquella ahora vieja instalación; que al igual que la central de los Rojas, que también tiene más o menos la misma edad, se encuentran en pésimas condiciones, propias de una terminal de rancho con infraestructura improvisada.

La verdad que Manuel Anaya tiene mucha razón en intentar el apoyo de las autoridades federales para darle una reparación, ya no la remodelación de central camionera de primer nivel, sino una simplemente una reparación sencilla antes de que los techos se vayan a caer y alguien resulte seriamente lesionado.

Ahora, desde hace treinta años, cuando las autoridades estatales decidieron instalar la central camionera en esa zona de la colonia el Paraíso ha sido criticada, porque escogieron el peor de los terrenos para la instalación de una obra de esa naturaleza, tiene una entrada conflictiva, muy reducida y con una carretera de dos carrilitos, de aquellos de hace 30 años, que se cruzan a la mitad para que uno vaya de frente y el otro entre a la central camionera.

Mientras que en los patios de la entrada principal tiene un desorden espantoso, en donde se estacionan todos los vehículos particulares, los de servicio público, taxis, los camiones urbanos y todo dividido con piedras, con ladrillos, con bollas que nadie puede ordenar ni siquiera la policía federal de caminos a pesar de que tienen un estacionamiento enorme y muy redituable.

O sea esa estructura es una de las más ridículas que existen en el país, todo parece menos una central camionera digna de una capital de estado que cuenta con un importante destino turístico.

Hay que recordar que esta central camionera se encontraba hace más de 30 años, en lo que era el local del mercado grande, hoy conocido como el auditorio municipal Miguel de la Madrid, que desde que fue creado nunca ha funcionado, ha existido como elefante blanco, que alberga malandrines de todo tipo. Pero en fin la idea era sacar la central camionera, que se hizo tan rápido que al final de cuentas vino a quedar en ese lugar inadecuado totalmente. Esa es la central camionera de Colima, hoy una vergüenza. Soida…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *