Temporal lluvioso

De acuerdo a los pronósticos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), durante esta semana continuarán las intensas precipitaciones pluviales a consecuencia de la onda tropical 14, lluvias que, dicho sea de paso, serán importantes para aumentar los niveles de las presas que abastecen al estado de Colima.

Según informó el directo local de esa dependencia federal, Eleazar Castro Caro, durante una entrevista ex profeso, entre jueves y  viernes  de la semana que transcurre se pronostican fuertes lluvias, y de hecho dijo que la tormenta registrada este lunes reciente arrojó 70mm de agua en la capital del estado, lo cual  formó parte de la onda tropical 13.

Reveló enseguida que “posteriormente habrá lluvias entre 25mm y 50mm,  y se esperan que las presas tanto Basilio Vadillo como Trojes se vayan recuperando, ya que actualmente se encuentran en  niveles bajos del 56.7% y 45%, respectivamente”.

De igual manera, el titular de la Conagua en la entidad hizo notar que se espera que entre octubre y noviembre puedan llegar dichas presas a niveles del cien por ciento, con el fin de garantizar el próximo ciclo agrícola, aunque el almacenamiento actual es bueno…”

Qué bueno que esté lloviendo con cierta periodicidad, o mejor dicho que las precipitaciones sean copiosas, dado que en la medida en que sea así, habrá más posibilidades que el temporal sea bueno y, por ende, beneficie al sector agropecuario y a las familias con la garantía de los alimentos.

Sin embargo, como todo en la vida, los extremos son malos, tanto las sequías como las inundaciones, por lo que no sólo deben estar alertas las autoridades competentes para combatir cualquier eventualidad de esta naturaleza, sino también la sociedad civil, porque no sólo se puede dañar la infraestructura hidráulica  y generar problemáticas en los márgenes de ríos y arroyos, sino igualmente las propiedades.

Ojalá haya un justo medio en lo que concierne al ciclo de lluvias, al menos que se arribe a la media nacional, para garantizar, por un lado, los productos de la canasta básica, y por otro, evitar las afectaciones en la infraestructura pública y privada, al margen de poner a salvo la integridad de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *