Hablemos de …

Remembranzas

Por Rafael Tortajada

 

Música clásica

Tercera parte

 

RTR: Napoleón no lo quería porque le ganó con una de sus hermanas.

GCJ: La princesa de Lucca, vivió en su palacio, lo retuvo como su violinista de cabecera, como su director de orquesta privada, 5 años vivió con ella que era hermana de Napoleón, efectivamente.

Aquí está en el libro, están las principales anécdotas, los acontecimientos más trascendentales de su vida.

RTR: No sé a qué grado, será un poco exagerado pero cuando Napoleón entró a Viena se dijo que la gente prefirió quedarse en el teatro oyendo a Paganini escucharlo tocar y no salió a recibir al Emperador.

GCJ: Desconocía esa anécdota pero sí, debe ser cierta. También ya se  sabe que cuando se proclamó Emperador Beethoven le había dedicado su Sinfonía 3, cambió la primera hoja y le puso Heroica en vez de Napoleón que estaba dedicada precisamente a él.

RTR: Sí, le molestó mucho y le cambió el nombre.

GCJ: Si porque Beethoven tenía ideas republicanas, incluso escribió en sus cuadernos de conversación cuando ya había quedado sordo, artículos muy comprometedores y su secretario y amigo destruyó desgraciadamente los 200 y tantos cuadernos de conversación que había escrito Beethoven, era su manera de comunicarse cuando ya estaba totalmente sordo. Hubiera sido muy interesante haber conocido sus principios políticos, definitivamente era republicano.

RTR: Y a pesar de todo era un rebelde.

GCJ: Era indómito, un poquito colérico, gruñón pero muy intenso en su música.

RTR: Como nunca podía pagar la renta de los lugares donde vivía, hasta se dice que esa sinfonía que empieza, tan, tan, tan, tan, por eso es, porque tenía grabado en su mente los toquidos de la puerta cuando le iban a cobrar la renta y él tenía que salir huyendo por las azoteas.

GCJ: Beethoven vivió en Viena y cambió de domicilio 30 ocasiones por diferentes causas, muchas porque no podía cubrir la renta y otras seguramente porque los vecinos se quejaban de sus constantes ruidos, era muy inquieto.

RTR: Qué tan cierto será el hecho de que en las partituras musicales de Mozart no encuentran borrones, no encuentran partes que le haya corregido, sino que tal parece que tenía una idea fija de lo que iba a escribir y lo hacía con mucha rapidez. El y su hermana Maria Anna, apodada cariñosamente Nannerl eran unos prodigios, su papá Leopold los explotaban a los dos desde muy pequeños.

GCJ: Sí, tanto Beethoven como Mozart y su hermana eran unos niños precoces, el más precoz fue Mozart, él desde los 5 años audicionaba, Beethoven desde los 7, eran unos genios extraordinarios, no se equivocaban, no ocupaban a veces ni que les transcribieran los amanuenses sus partituras, les salía a la primera, casi no hacían correcciones. Mozart en una noche escribía una obertura, por ejemplo, de sus óperas, La flauta mágica la escribió en una noche a pocas horas antes de presentarla.

RTR: Fíjese que la Flauta mágica es una partitura que él dedicó a la masonería, aunque se tiene dudas que él haya sido masón.

GCJ: Si fue masón, si fue de la logia, aquí en el libro está que el Número 3 es ritual para los masones, Mozart lo insertó al menos 18 veces a lo largo de la ópera, la tituló con 3 palabras La flauta mágica, la obertura tiene tres acordes mayores, en el alegro dos notas se repiten tres ocasiones, aparecen tres damas que cortan en tres pedazos la serpiente y ofrecen 3 recompensas a Tamino quien a su vez posee tres cualidades; tres niños con tres dones, tres instrumentos musicales mágicos; los protagonistas son tres hombres y tres mujeres; los esclavos son tres y tres templos a los que Tamino intenta entrar en tres ocasiones, los niños aconsejan a Tamino tres virtudes para superar tres pruebas. En realidad la ópera es una alegoría dirigida contra el soberano Leopoldo II y es una alegoría masónica.

Son pruebas de iniciación que usan los masones para los que se van a ingresar, la prueba de fuego, la del agua y de la obediencia.

RTR: Doctor, y usted desde luego con su señora esposa ¿qué idea tuvieron para influir en la juventud con este libro que tiene este gran contenido sobre la historia musical?.

GCJ: Planeamos presentar videos con una pantalla gigante de música escénica, fragmentos de ballet, de ópera que guste como los que presentamos en la pinacoteca que gustó mucho, aún personas que dijeron eran alérgicas a la música clásica, que les chocaba, salieron complacidas, muy contentas, es que desconocían lo que era este tipo de música.

Entonces, tratamos de darla a conocer, empezamos, no vamos a dejar morir el libro, inclusive, haciendo un gran esfuerzo económico la edición la pagamos nosotros y se ofertó a un menor precio de lo que nos costó; el precio en que se está vendiendo es menor al costo porque nos interesa que la gente conozca, sobre todo los jóvenes como mencionábamos hace un momento.

RTR: Pues yo espero de muy buena fe que se logre el cometido que ustedes con su esfuerzo están aportando a la juventud porque como le dije en un principio, estas obras son de tanta calidad, de tanta trascendencia que a cientos de años algunas que se han compuesto todavía existen y todavía las escuchan.

 

Epílogo

Hasta aquí llega la plática que tuve con el doctor Guillermo Cárdenas Jiménez con mi reconocimiento por todo el tiempo que me dedicó para narrar con toda elegancia y claridad de datos del contenido de su libro; por mi parte deseo dar punto final a este escrito narrando algo que aprendí hace muchos años sobre la vida de Mozart que, a pesar de su inmensa fama que llegó a tener, sus desavenencias con un obispo, ocasionó que sus ingresos bajaran a tal grado que, se cuenta que en cierta ocasión llegó un amigo de él a visitarlo y encuentra que la familia andaba bailando en el cuartucho donde vivían, al ver el extrañamiento del visitante le dijo “no creas que andamos bailando por gusto, lo que pasa es que no tenemos cobijas con que cubrirnos del frío y andamos bailando para combatirlo”. Así de pobre llegó a ser al grado que varios de sus hijos murieron de inanición.

Cuando murió se le ofició una misa de cuerpo presente en la iglesia de San Esteban al cual asistieron sus más íntimos amigos y como ya se dijo no tenían dinero para un carruaje mortuorio, para llevarlo al panteón hicieron uso de un carruaje municipal que por su misma condición era gratuito.

Quienes formaban la comitiva para acompañarlo iban a los lados de dicho carruaje cuando de repente se suelta una intensa lluvia lo que hizo que casi todos huyeran y dejaron sólo a quien guiaba el carretón con el cuerpo de Mozart en su interior. Así siguió su viaje rumbo al camposanto.

Debo decir que su esposa Constanze se encontraba postrada en cama por lo que no pudo ir al entierro pero, como ya se hacía tarde y no tenía noticias del sepelio se levantó como pudo dirigiéndose al camposanto preguntando desde luego dónde estaba el cuerpo de Mozart.

“¿Mozart? -dijo uno de los empleados-, no sabemos quién es”, la señora acongojada insistió en encontrar datos que le proporcionaran para poder saber con exactitud dónde estaba el cuerpo de su esposo. En eso estaba cuando uno de los empleados le dijo, “me parece que el cuerpo que la señora busca es uno que trajeron cuando estaba la lluvia muy fuerte” a lo que ella preguntó ¿y dónde está?, “¡señora!, como no hubo quien lo reclamara lo echamos a la fosa común”.

El músico más brillante de la historia dentro de ésta que forma parte de las bellas artes, aquel que nunca cometió ningún error al escribir sus melodías en el papel pautado; aquel que desde los 5 años empezó a auditar y que haciendo uso de su capricho de niño de esa edad, demostró su genio cuando le permitieron sentarse a un piano y repitió con exactitud una música que acababa de tocar su hermana.

Este músico inmortal que fue conocido en el mundo entero por su versatilidad y su genio en el arte de la música, por un capricho de la naturaleza fue sepultado como ya se dijo en una fosa común, sólo hubo un ser que lo acompañó hasta el final y fue su fiel perro que, inclusive estuvo varios días en el panteón cerca de la tumba donde quedaron los restos mortales de este personaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *