Hablemos de . . .

Nace un Estado, Colima

Rafael Tortajada

El 19 de julio de 1857, se consolidó la posición sociopolítica del estado de Colima, puesto que se eligió la Primer Cámara de Diputados y el mismo día por la tarde se eligió al primer gobernador del Estado. Con esto queda establecido que las aspiraciones de los colimenses se van cumpliendo par un porvenir mejor para esta entidad federativa que hasta finales de 1856 fue territorio federal.

 

I LEGISLATURA (1857-1860)

Se instaló el 19 de Julio de 1857 – Terminó el 15 de Septiembre de 1860.

DIPUTADOS PROPIETARIOS: DIPUTADOS SUPLENTES:

1.- Lic. Francisco Vaca Herrera Sixto de la Vega

2.- Ramón R. de la Vega. Miguel de la Madrid Guerrero

3.- Pedro Brizuela Martínez de Robles Antonio Merced Solórzano Velázquez

4.- Miguel Escoto Chávez Sebastián Fajardo Cosío

5.- Juan Nepomuceno Salazar Gómez José Mariscal Cárdenas Torres

6.- Antonio Cardenas (*) Ignacio Cruz Centeno

7.- Liberato Maldonado Villaseñor Jesus González Ramírez

 

“El 10 de agosto de 1855 se fundó la «Luz de la Libertad», primer órgano oficial del gobierno del entonces territorio de Colima. Fueron sus redactores el licenciado Francisco Vaca y Antonio Rodríguez, se publicaron en la imprenta del Gobierno, continúa hasta 1857 que cambió su nombre hasta que en 1867 salió a la luz pública «El Estado de Colima», nombre que actualmente lleva hasta la fecha.

El 5 de febrero de 1857, fue promulgada la nueva Constitución de México, dando paso al régimen republicano, representativo y federal. El poder ejecutivo sería ejercido por el presidente de la República durante un lapso de cuatro años; y el legislativo, por el Congreso de la Unión, cuyos períodos variaron constantemente.

El 19 de julio del mismo año se instaló la I Legislatura del Estado de Colima, siendo mandatario estatal el general Manuel Álvarez, electo por el Congreso por unanimidad de votos. Poco duró en sus funciones: el 26 de agosto de ese mismo año, el primer Gobernador Constitucional del Estado murió en un complot.

A la I Legislatura le correspondió aprobar, en la sesión extraordinaria del 26 de agosto de 1857, el proyecto de la Constitución Política del Estado de Colima, que entró en vigor el 16 de octubre de 1857. No obstante que esta iniciaba con la frase: «En nombre del pueblo y con el auxilio de Dios», en la práctica era, sin ser ningún secreto para nadie, laicista, es decir, despojada de contenido religioso en su articulado y sus propósitos.

Por eso no es de extrañar que después del juramento exigido al tomar posesión de las diputaciones, la ceremonia adquirió solemnidad al pronunciarse esta sentencia: «Si así lo hiciéremos Dios nos lo premie y si no nos lo demande». Aún así, esta Legislatura se inscribía en los principios liberales emanados del Plan de Ayutla.

El cargo de diputado era honorífico. La I Legislatura estaba integrada por siete diputados propietarios y sus respectivos suplentes. Los distritos electorales estaban repartidos de la siguiente manera: tres en la ciudad de Colima, uno en el norte Villa de Almoloyan (hoy Villa de Álvarez) y los tres restantes en Tecomán, Ixtlahuacán y Coquimatlán.

El 18 de septiembre de 1857, el Congreso del Estado con decreto número 8 dicta: Es gobernador provisional del Estado de Colima, el C. Gral. José S. Núñez.

Con decreto número 10 se declara Benemérito del Estado en grado heroico al señor Gral. Manuel Álvarez. Su nombre se grabará con letras de oro en el salón de sesiones del Congreso y en el cuerpo municipal, colocándose su retrato en los mismos salones.

El 16 de octubre del mismo año se publica la Constitución Política del Estado de Colima.

El 6 de enero de 1858 en decreto número 16 el Congreso decreta: En ausencia del gobernador del estado C. José S. Núñez, desempeñará sus funciones con carácter de gobernador sustituto el C. Ricardo Palacio.

Dadas las constantes escaramuzas y, por lo tanto, la intranquilidad del momento, no parece extraño ver instalado de pronto al Congreso en alguna casa particular. Así, en 1858, tuvo que laborar por varios días en la del diputado Liberato Maldonado. Tampoco resulta raro confirmar las continuas renuncias de los gobernantes en turno y cuando no, eran asesinados.

El 7 de agosto de 1858 el Congreso inició su primer período de sesiones extraordinarias, y nombra gobernador sustituto al Sr. Don Miguel Contreras Medellín, tras la renuncia de Ricardo Palacio.

En esta época, las ausencias temporales del Gobernador del Estado debían suplirse por el Presidente del Congreso o, en su defecto, por el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia. Hasta cierto punto, fueron normales las renuncias de los gobernadores y los nombramientos de gobernantes sustitutos en espera de elecciones constitucionales.

De julio de 1857 hasta mayo de 1860, Colima tuvo quince gobernadores:

1.- Gral. Manuel Alvarez (Julio 19 – Agosto 26 de 1857)

2.- Corl. José Washington de Velasco –No registrado- Agosto 26 – Septiembre 7 de 1857-

3.- Gral. José Silverio Núñez (Sept. 7 de 1857 a Enero 6 de 1858)

4.- Dr. Ricardo Palacio (Enero 6 a Abril 25 de 1858)

Gral. José Silverio Núñez (Abril 25 a Junio 3 de 1858)

Dr. Ricardo Palacio (Junio 3 a principios de Julio 1858)

5.- Corl. Miguel Contreras Medellín (Principios de Julio a 2 de Agosto 1858)

Dr. Ricardo Palacio –Renuncia- (Agosto 2 a Agosto 7 de 1858)

Corl. Miguel Contreras Medellín (Agosto 7 a Dic. 23 de 1858)

6.- Gral. Miguel Miramón (Dic. 23 – Dic. 26 de 1858)

7.- Gral. Manuel Hernández (Dic. 26 – Dic. 29 de 1858)

8.- Tte. Corl. José Ma. Mendoza (Dic. 29 de 1958 – Abril 14 de 1859)

9.- Gral. Pedro Ogazón (Abril 14 – Abril 29 de 1859)

10.- Dr. Juan Manuel Salazar (Abril 29 – Junio 1º. De 1859)

Corl. Miguel Contreras Medellín (Junio 1º. – Dic. 13 de 1859)

11.- Gral. Rómulo del Valle (Dic. 15 – Dic. 21 de 1859)

12.- Junta provisional:

Carlos Meillón

José Ma. De la Cueva

Francisco Gómez Ortiz (Dic. 22 a Dic. 25 de 1859)

Gral. Miguel Miramón (Dic. 25 a Dic. 27 de 1859)

13.- Gral. Jerónimo Calatayud (Dic. 27 de 1859 a Marzo 24 de 1860)

14.- Dr. Joaquín Campos (Marzo 24 a Marzo 26 de 1860)

Corl. Miguel Contreras Medellín (Marzo 26 – Abril 25 de 1860)

15.- Lic. Urbano Gómez (Abril 25 – Nov. 22 de 1860)

 

NOTA: De diciembre 23 de 1858 al 14 de abril del 59. En este lapso estuvieron en el poder los usurpadores conservadores, por lo que se considera acéfalo el poder constitucional.

Tres de ellos, Manuel Alvarez, Silverio Núñez y Miguel Contreras Medellín murieron sacrificados, por la guerra o el crimen. Ninguno de ellos, excepto Manuel Alvarez, era de Colima. La Constitución establecía que, para ser gobernante, bastaba entre otros requisitos, «haber nacido en algún lugar de la República».

Las comisiones iniciales fueron: la de Puntos Constitucionales, Gobernación, Hacienda, Justicia y Negocios Eclesiásticos, Guerra, Industria Agrícola y Fabril, Policía Interior y Peticiones.

Como una de las primeras actividades legislativas, se decretó la Ley de Hacienda que, ante la penuria del erario y la escasez de rentas del Estado, estableció medidas para superar la difícil situación financiera. De esta forma, el gobierno no tuvo que recurrir -cosa muy común- a los prestamistas.

También aprobó este Congreso la primera ley para castigar penalmente los robos, los homicidios, las heridas, las fugas, la embriaguez y la vagancia.

A solicitud del Supremo Gobierno General, se dispuso un decreto para conceder al estado de Colima las Islas Revillagigedo. La secretaría del Ministerio de Fomento las había arrendado por 18 años en $ 1,800 anuales. Pero, al obtener esta concesión, las autoridades locales instalarían un presidio en la isla más adecuada para los reos sentenciados.

El proyecto era formar una especie de colonia penitenciaria con talleres de artes y oficios -qué jamás llegó a concretarse-, con el fin de abolir la pena capital y extender el dominio territorial de la Entidad.

En las actas de la I Legislatura, encontramos que ésta no pocas veces tuvo problemas para decretar la exhumación de los cadáveres sepultados en la desaparecida iglesia del Nombre de Jesús y conducirlos al camposanto por cuenta del gobierno. En varias ocasiones fueron denegadas las propuestas de exhumación por temor a una epidemia. Esto no era raro en un estado donde las pestes y los movimientos telúricos eran constantes.

El 26 de noviembre de 1858 según decreto número 4 el Congreso dice:

Para perpetuar y honrar la memoria del Excmo. Gral. Don José S. Núñez, gobernador Constitucional del Estado, que murió el 4 de octubre de este año atacando la Plaza de Guadalajara, se inscribirá su nombre con letras de oro en el Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado y se colocará su retrato en el mismo salón frente al Excmo. Gral. Manuel Alvarez.

No debemos pasar por alto un hecho importante: el 25 de marzo de 1858 llegó a la ciudad de Colima, por escasos pero trascendentales días, don Benito Juárez, Presidente Interino, acompañado de su gabinete. Posteriormente, el general Santos Degollado estableció aquí su plaza como jefe del ejército federal.

Entre l859 y 1860, Colima atravesó, como muchas otras entidades del País, por una especie de remolino de insidias, codicias y caudillismo político, que generó un impresionante cuadro de zozobra y dificultades, tanto sociales como políticas. Lo anterior propició que, en las funciones de la I Legislatura, estén ausentes numerosas y emprendedoras iniciativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *