Coordinaciones estatales

El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, cambiará a partir del próximo 1 de diciembre la forma en que el gobierno federal trabajará con los gobernadores del país, pero para concretar su plan requiere, sine qua non, de una reforma al respecto, y para ello su partido -Movimiento de Regeneración Nacional- tendrá mayoría en ambas cámaras legislativas, las que operarían a su favor.

Se maneja que 32 coordinadores estatales entrarían en el nuevo esquema que pretende combatir la corrupción en las federativas, aunque algunas voces discordantes ven en la estrategia de López Obrador un arma para negociar el presupuesto de egresos y presionar a los gobernadores, tanto los que emanan de Morena como de otras siglas partidistas, léase PRI, PAN, PRD o Movimiento Ciudadano.

Bajo el argumento de “un gobierno con austeridad republicana”, el ganador de la contienda electoral del 1 de julio reorganizará el aparato burocrático, por lo que tiene previsto suprimir las delegaciones federales para crear una “súper oficina general” con 32 coordinaciones estatales. También espera  combatir la opacidad en los gobiernos estatales con respecto a la forma en que ejercen los recursos federales que reciben, luego de los recientes escándalos de corrupción de algunos ex mandatarios que salieron de las filas del PRI y el PAN.

Los detractores de López Obrador critican la medida y los adláteres la avalan, pues los primeros advierten que dejará sin empleo a miles de empleados de confianza y los segundos afirman que no se despedirá a ningún trabajador sindicalizado o de base (es probable que a éstos últimos los confundan con los de confianza), sino que lo único que cambiará será “el esquema de trabajo a fin de combatir la corrupción e impulsar la austeridad republicana”.

Pero cabe insistir que para suprimir a los delegados federales y establecer la figura de coordinadores estatales, el tabasqueño necesita presentar la propuesta correspondiente a la Cámara de Diputados, y explicar que tendrían dichos coordinadores una función de carácter meramente administrativa y no política.

Aun con lo anterior, ciertamente, el virtual presidente electo no tendría problemas para que se avalara su plan, porque Morena, su partido, será mayoría en la próxima Legislatura en San Lázaro. Al margen de esta situación,  ojalá se suscriban los pactos, acuerdos, convenios y demás en beneficio de la base trabajadora federal en lo particular y de los mexicanos en general.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *