Hablemos de . . .

Nace la Villa de Colima

Por Rafael Tortajada

Cuando Hernán Cortés dio el asalto final a la gran Tenochtitlan precisamente en el mes de agosto de 1521, ya había fundado desde dos años antes la primer Villa en estas tierras que tiempo después se llamaron América y que fue precisamente un Viernes Santo; en España que había tomado nuevamente ese nombre ya que durante la dominación de los árabes le impusieron el nombre de Al Andaluz y al ser expulsados estos invasores que duraron en esas benditas tierras poco más de 700 años y que a decir verdad, los 12 reinos de España nunca cejaron en su lucha para deshacerse de quienes les impusieron una nueva civilización.

Decíamos, en España privaba el tipo de gobierno que le impusieron los romanos y que consistían en ayuntamientos, esta era una forma de gobernar las Villas y que desde luego, no hubo razón para que los conquistadores no la trasplantaran a estas tierras, por lo tanto, Veracruz fue el primer ayuntamiento de lo que se llamó La NuevaEspaña.

En su caminar rumbo a la capital del Imperio Mexica, por ahí cerca de lo que es la ciudad de Puebla fundaron la segunda Villa que se llamó Segura de la Frontera, sólo que, ésta fue sobrepuesta sobre un poblado indígena llamado Tepeaca y a decir verdad, siempre fueron combatidos por los naturales hasta que lograron echarlos de ahí; razón por la que hay otros lugares con ese mismo nombre y finalmente en ninguno de ellos pegó el calificativo.

Enseguida, al llegar a Tenochtitlan se fundó el Ayuntamiento en Coyoacán ya que era el lugar donde Hernán Cortés se fue a vivir; nunca se atrevió a convivir en la gran ciudad que destrozaron totalmente y en donde por efectos de los ataques devastadores y desiguales por el tipo de armamento que se tenía y después de que Cuauhtémoc entregó la ciudad ofreciendo su cuchillo en señal de rendición, los españoles no se acercaron a esta gran metrópoli debido al olor a muerto que tenía por los miles de cadáveres que quedaron amontonados por las calles y que los que sobrevivieron ni siquiera contaban con fuerzas físicas para sepultar a tanto difunto.

Cortés empezó a ordenar el ensanchamiento de la conquista y descubrieron que en un pequeño poblado de la costa de lo que es ahora el estado de Guerrero, había un poblado donde se contaba con maderas precisas para poder construir barcos aunque de pequeño calado pero que le eran necesarias al conquistador para acrecentar su conquista y ahora ya precisaba hacerlo por mar y qué mejor que en ese que le llamaban «la mar del sur». Precisamente por los grandes servicios que le prestaron para la construcción de sus naves, éste recomendó ante el emperador  Carlos V que esta localidad merecía llevar la categoría de ciudad, por lo que el monarca español le otorgó el honor solicitado y aunque ahora es un pequeño caserío de unas cuantas viviendas, ostenta como ésta desde elaño de 1528.

Luego en sus correrías por el Golfo, ya que no lograba adentrarse a otras tierras se fundó la Villa del Espíritu Santo, por ahí cerca de lo que ahora es Coatzacoalcos Veracruz.

Gonzalo de Sandoval, hombre de todas las confianzas de Hernán Cortés fundó en las cercanías del que ya era Ayuntamiento de Veracruz la Villa de Medellín y se tiene la seguridad que le puso ese nombre ya que él era oriundo de esa población en España.

Cumpliendo órdenes de Hernán Cortés, Gonzalo de Sandoval se fue al norte de lo que es hoy el estado de Veracruz y a orillas de un gran río se fundó la Villa de Pánuco; tal parece que ahí recibió a la esposa del conquistador que se llamaba Catalina Xuárez apodada «La Marcaida» y la llevó ante la presencia de su egregio esposo y parece que esta linajuda dama sólo vino a reclamarle a su consorte la vida licenciosa que llevaba en estas tierras y que para esas fechas tal parece que ya tenía varios hijos con algunas indígenas y desde luego había trascendido allende las fronteras su tórrido romance que tenía con La Malinche; curiosamente esta dama reclamona apareció muerta.

Por estos rumbos trató de incursionar en los terrenos de lo que según historiadores antiguos de Colima, nos dicen que había un gran señor que diferentes autores le han endilgado nombres sin tener exactamente la seguridad ni siquiera de su existencia real; Carl Sauer le llamó de un nombre y el padre Tello en otro o sea que entre Rey Colimote y Colimotl se queda en la mente de los estudiosos sin llegar a precisar exactamente su nombre verdadero. Investigaciones hechas y de mucha seriedad, parece que no había tal rey en esta región, sólo fue un joven valeroso que llamó a las armas a todos aquellos que lo quisieron seguir para combatir alos invasores de estas tierras; se aprovechó la zafra de la sal y logró reunir un regular ejército para enfrentarse a un desobediente de Hernán Cortés que se apellidaba Rodríguez de Villafuerte.

Este fue emboscado en la cuesta de Alima y según informes que él posteriormente dio «nuestro ejército fue aniquilado por los colimotes. Esto desde luego no podía pasarlo por alto Cortés y de inmediato envió por estos rumbos al capitán Gonzalo de Sandoval que ya citamos, era el hombre de más confianza que tenía. A Rodríguez de Villafuerte lo castigó informando desde luego en una de sus cartas de relación al rey de España de todo lo que había pasado.

Según resultados de un Congreso Regional de Historia que se celebró en la ciudad de Colima en 1973, durante la gubernatura del profesor Pablo Silva García quien fue el que pidió a los historiadores tanto de Colima como de Jalisco que aportaran datos suficientes para delimitar cuándo y cómo se había fundado la Villa de Colima.

El licenciado Carlos Pizano y Saucedo fue quien presentó un trabajo que dio la pauta para fijar definitivamente los pormenores de la fundación referida y se llegó por consenso de todos los que intervinieron en que, la primitiva Villa de Colima se fundó el 25 de julio de 1523 y según el decir de Lorenzo Lebrón de Quiñónez estuvo en términos de Tecomán cercano al mar. Ahí estuvo unos años y todo obedeció a que a la contestación que dio a Gonzalo de Sandoval, Hernán Cortés le envió una carta diciéndole que buscara un lugar seguro y ahí fundara una Villa y que desde luego le pusiera por nombre Coliman como ya se llamaba la provincia; o sea que aquí ya llevaba ese nombre desde tiempos inmemoriales.

A esta Villa le tocó el lugar número ocho de las fundaciones que los españoles hicieron en tierras de la Nueva España y además a la primitiva Coliman le tocó ser el segundo Ayuntamiento del occidente de México, tocándole el honor de llevar el primer lugara la ya mencionada Santa María de Zacatula.

Según Jerónimo López que fue uno de los que anduvieron en la conquista, dice que se quedaron 119 españoles por estos rumbos y ahí estuvieron en las cercanías de Caxitlán que era el centro político de los colimotes; ahí recibieron al primer párroco que hubo por estas tierras que se llamó Francisco Morales, ahí también recibieron a Francisco Cortés (se dice que era pariente del conquistador) y que vino como alcalde mayor sólo que su mandato abarcaba desde estas tierras hasta Acapulco, lugar muy difícil de gobernar.

Éste ansioso de conquista hizo un viaje por la parte plana de lo que ahora es el Estadode Jalisco y llegó hasta el río Piaxtla que son los límites con el hoy estado de Sinaloa y visitó el antiguo Xalisco donde la reina lo recibió atentamente y él prometió que sería sometida a la autoridad del Rey de España. Siguió su viaje por la costa y según el historiador don Everardo Peña Navarro, insigne personaje de la historia y la literatura del estado de Nayarit, me contó que en el poblado de Chacala los indígenas fueron tan agradecidos con los españoles que les regalaron todo el pescado que pudieron obtener del mar y que el montón que hicieron en la playa casi era tan alto como el de una casa.

Siguió su viaje hasta que llegó al poblado Valle de Banderas y como no era hombre de armas tomar, trató de eludir un pleito entre los naturales a lo que los capitanes que iban con él le reclamaron su casi cobardía, se vio obligado a enfrentarse con quienes defendían su tierra y desde luego los vencieron.

En el poblado que hoy se llama El Tuito del estado de Jalisco, encontraron que varios indígenas traían puestos ornamentos sacerdotales, hasta la fecha se ignora cómo llegaron ahí o quienes fueron los sacerdotes que incursionaron por esos lugares y que seguramente fueron muertos.

Volvió a la Colima cercana a Tecomán y ya no pudo detener las exigencias de varios colonizadores que querían otro tipo de tierra con mejor clima para desarrollar oportunidades ya que donde vivían no existía ninguna mina cercana; recordemos que los españoles ante todo lo que buscaban era el metal precioso. Así fue como el 20 de enero de 1527 se empezó a formar en este sitio donde es la capital del Estado, precisamente con el nombre de Villa de San Sebastián, este nuevo asentamiento humano que ha llegado a lo que es, a base de ir sorteando los problemas histórico culturales, sociales y económicos.

Pasó por muchas penurias durante el virreinato, precisamente por estar alejado de la capital y sin vías de comunicación; aquí llegó don Miguel Hidalgo y Costilla el 24 de marzo de 1792 como titular de la parroquia de San Felipe de Jesús y abandonó este hermoso lugar el 22 de noviembre del propio año, sólo estuvo en esas tierras escasos 8 meses. Pero aquí dejó hondas raíces que le respondieron con las armas en la mano cuando él se lanzó a la lucha el 16 de septiembre de 1810 en Dolores Hidalgo.

Aquí estuvo también el presidente Benito Juárez que llegó a sombrearse en un árbol frondoso que existía donde ahora sólo hay un vistoso monumento que conmemora su llegada que fue el 25 de marzo de 1858; después de estar en estas feraces tierras y de iniciar la reestructuración de su gobierno, abandonó el estado a principios del mes de abril yéndose al puerto de Manzanillo donde se embarcó junto con sus ministros en el barco John L. Stephens y de ahí logró llegar a Veracruz donde promulgó sus inmortales Leyes de Reforma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *