En Colima, más de 2 mil víctimas de “fraude” tras compra de plazas federales

(Oscar Cervantes)

En Colima, más de 2 mil personas fueron víctimas de un “fraude” en la compra de plazas federales promovidas por supuestos gestores ante el gobierno federal, informó el Colegio de Juristas del Estado tras exponer que diariamente se están interponiendo ante el Ministerio Público alrededor de  cuatro denuncias por este hecho.

Entrevistado al respecto, el presidente del Colegio Juan Ignacio Ávalos Orozco reveló que el modus operandi  de los supuestos gestores es primero identificar y enganchar con engaños en las entidades, liderazgos  u operadores que puedan atraer a cientos de personas interesadas, posteriormente los capacitan en hoteles tras ostentarse como perfiles que tienen la posibilidad de conseguir plazas federales en el país.

Después de que los “operadores” reciben la información sobre las dependencias donde hay vacantes,  regresan a sus entidades para  exponer la información a grupos de personas  interesadas, entre estos, profesionistas desempleados que buscan una oportunidad laboral.

A los interesados, se les pide documentación personal como Curp, acta de nacimiento, nivel de estudios y exámenes médicos. Además, entre diez mil y 40 mil pesos dependiendo la plaza en la dependencia, donde para ser intendente  se les exigen sólo diez mil pesos y para maestro hasta 40 mil pesos.

La justificación de los operadores para solicitar el dinero a cambio de la plaza es por un “seguro económico”, dinero que se regresaría en las primeras cuatro quincenas después de ser dados de alta como empleados del gobierno federal e integrantes del sindicato correspondiente.

“A los operadores de Colima se los llevaron a hoteles en Querétaro donde los capacitan sobre el supuesto programa para que lo anuncien en sus estados, pero les quitan los celulares y también les prohíben tomar fotografías durante la capacitación, para evitar difundir a quienes están proporcionando la información”, apuntó.

Ignacio Ávalos explicó que los operadores mandan números de cuenta a los interesados para que depositen a personas físicas, sin  embargo las personas por la ilusión de tener un empleo seguro no sospechan.

“Una vez que les dicen que ya está identificada su vacante para poder ingresar a la dependencia, les dan largas para poder operar en otro estado, pero cuando acuden a denunciar el fraude no pueden ya que la compra y venta de plazas laborales es un delito y estarían siendo parte de ello”, enfatizó.

Ante este contexto, las personas afectadas denuncian al operador ante el Ministerio Público por abuso de confianza y uso de documentos falsos.

El presidente de Colegio hizo saber que en Colima, las víctimas de este “fraude” son personas que buscaban un empleo en el IMSS, el ISSSTE, la SEP y Seguro Popular, así como Sedesol, no obstante los presuntos gestores al momento de establecer vínculo con los interesados vía electrónica, envían links de páginas oficiales de dependencias federales, del Senado de la República  y hasta de Presidencia de la República para ganar credibilidad.

Mencionó  que en Colima les dieron como fecha el mes de septiembre para supuestamente firmar su contrato, pero dejó en claro que es totalmente falso porque tan sólo en la SEP ya se entregaron plazas este año.

Hizo saber que esta práctica se lleva a cabo en Veracruz, Estado de México, Querétaro, Michoacán, Colima y Baja California Norte.

Se logró establecer contacto con una de las operadoras en Colima quien se dijo engañada por los supuestos gestores que la contactaron.

Dijo tener conocimiento que los gestores iniciaron con estas prácticas desde el 2012 pero ella ingresó en 2016, tiempo que conoció a otras como ella  y se dio cuenta que ninguna persona tras hacer el pago solicitado logró obtener su plaza federal.

Comentó que dependiendo la temporada promovían las vacantes, donde la más promocionada a finales del año pasado fue la de maestro, por lo que a través de la información que le proporcionaron personas de otras entidades habría más de 10 mil víctimas por este hecho.

Además, reveló que los supuestos gestores sí enfrentan demandas a nivel nacional pero no han procedido porque se “lavan” las manos diciendo que la compra-venta de plazas es un delito, y argumentan que ellos sí aplicaron exámenes y capacitación a los interesados, pero no lograron calificar.

Finalmente, manifestó su preocupación  de ser víctima del delito de robo de identidad, ya que los artífices de esta práctica cuentan con toda la documentación personal de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *