John e Ileana

Una de las dos tormentas que se desplazan por el Pacífico, frente a las costas de México, se convirtió una este lunes en huracán, el caso de John, mientras que los meteorólogos señalan que no prevén que la otra (Ileana) alcance la fuerza de un ciclón, pero que ninguna de las dos representa una amenaza inmediata a tierra firme.

El vórtice del huracán John se ubicaba (al momento de redactar esta entrega, a las 19:30 horas aproximadamente), a unos 515 kilómetros al suroeste del puerto de Manzanillo, con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora.

Se pronostica que en las próximas horas el huracán John se fortalezca rápidamente hasta convertirse en un poderoso  huracán de categoría 3 o mayor la tarde hoy, y que posteriormente se debilite cuando pase al oeste de la Península de Baja California.

Se prevé -por supuesto con conocimiento de causa- que ambos fenómenos hidrometeorológicos dejen lluvias en el estado, asociadas con tormentas eléctricas, rachas de viento e incluso granito en algunos partes del país, como la ciudad de México y el Estado de México,

No es banal ponderar que no está de más que ante la presencia de la tormenta tropical Ileana y el huracán John en las costas del Pacífico, se tomen las medidas necesarias de prevención y de hecho se hace un llamado a tomar precauciones y monitorear la información delas autoridades competentes, como lo son Protección Civil y Servicio Meteorológico NacIonal, dependiente de la Conagua.

Para ser específicos, con el huracán John se esperan tormentas intensas en Jalisco, Colima y Michoacán, mientras que la tormenta Ileana, por su parte, no propiciaría precipitaciones pluviales, inclusive se prevé que ésta se aleje gradualmente de costas mexicanas, pero tal situación no deja de ser un supuesto, un augurio, un pronóstico.

Sin embargo, huelga insistir, es fundamental tomar las debidas precauciones y estar en máxima alerta e informados porque, sin exagerar, los fenómenos naturales e hidrometeorológicos no tienen memoria, y hay muchos ejemplos de ello.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *