Caldero Político

Rouseeau y la voluntad general

Hoy vivimos los mexicanos y colimenses tempos inéditos donde la población en su conjunto el pasado proceso electoral, decidió mediante su sufragio el rumbo político, social y económico que se debe seguir para el próximo sexenio federal que comenzara en tres meses. En este contexto vale la pena recordar y reflexionar el pensamiento teórico, filósofo y político de Juan Jacobo Roseeau, donde la voluntad general, es el poder de decisión que tiene el pueblo en todo Estado democrático. El núcleo de pensamiento de Rousseau es la distinción entre la alineación a otros y la alineación a sí mismo, el hombre es libre solamente cuando obedece a la ley que el mismo crea. (Norberto Bobbio, Sociedad y estado en la filosofía moderna). Por ello, el origen del Estado para Rousseau reside en la voluntad general, que es el pueblo. El Estado es producto de un acuerdo que lo que busca es en el fondo restaurar la bondad natural de todo hombre, restaurar aunque sea por vía del acuerdo el estado en las decisiones gubernamentales. Eso es la voluntad general: el acuerdo de toda (la mayoría, el pueblo) reflejando lo que en el fondo todos y cada uno de nosotros buscamos aun aquellos que acatan el acuerdo sin verlo. En el fondo, para Rousseau no hay diferencia entre la voluntad general y la voluntad individual y cuando parece haberla es fruto de un error introducido por la corrupción del actuar en el individuo desde la esfera del poder institucional. Error que se puede subsanar acatando la voluntad general. El poder soberano en la voluntad general es el resultado de la forma especial en la que se presenta la asociación, que es al mismo tiempo unión de todos y sumisión de todos al todo. Mediante el contrato social nace con la voluntad general la soberanía, ya de por sí misma perfecta. Como la prerrogativa de la voluntad general es la da generar las leyes, ésta se establece con un acto soberano, con una ley que es un acto unilateral, quien establece quien deberá gobernar, o sea quien tendrá el titulo para ejercer el poder Ejecutivo y el Poder Judicial y Legislativo. Así Juan Jacobo Rousseau acuño este vocablo de “voluntad general”, dando fundamento a la idea de la verdadera democracia y reemplazar la noción de “la voluntad del rey” en los gobiernos monárquicos. Dice este gran pensador y teórico de la Ciencia Política que el Estado y la soberanía, deben basarse en la voluntad general que es el pueblo en sí. Entendiéndose a la voluntad general al principio moral, al acto de poder puro que tiene el pueblo donde éste razona y designa a sus gobernantes. Este principio moral, es un principio de la razón que se manifiesta en la vida práctica por el derecho y por el deber. Plasmó Rosseau en su pensamiento político y cito: “cada uno de nosotros pone en común en su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general; y somos nosotros el pueblo, quienes recibimos corporativamente a cada miembro como parte indivisible del todo y designamos a quienes nos representaran en los poderes públicos” (Libro: “Del Contrato social” – Autor: Juan Jacobo Rosseau- Libro I – Capítulo VI). Para Rousseau la voluntad general es la voluntad de todos, pero también es la voluntad de la verdad. El entiende esta voluntad general como el derecho y la libertad que tiene el pueblo en forma colectiva y libre, de poder tomar decisiones propias en pro de elegir a sus gobernantes, siendo todo lo contrario al estado natural, pues la democracia es la herramienta que el Estado nación requiere para darle rumbo y certidumbre a los actos de gobierno que toman los representantes designados por ésta voluntad general en beneficio de sus gobernados. Esta es una idea fundamental para la defensa de la democracia representativa y participativa. Rousseau afirmó en sus postulados que la voluntad general debe ser universal, es decir, no se debe limitar a ser una suma de voluntades particulares, sino colectiva y en forma general. El aseguró que la voluntad general tiende a la ventaja publica, por eso no significa que las decisiones del pueblo sean siempre las correctas, pero pueden revocarse en cualquier momento que esta voluntad lo requiera. Entonces el concepto de voluntad general es en sí, el acuerdo de todos. Esta voluntad da paso a la verdadera democracia, ya que gracias a ella todos los individuos tomamos nuestras propias decisiones, pero en otra parte también esta voluntad limita nuestra libertad, ya que con ella damos paso a la creación de las normas que regulen el actuar del individuo y también el actuar de la autoridad gubernamental en las decisiones que tome por convicción propia. Esta voluntad general reside en el pueblo y se manifiesta a través de la ley votada directamente por los representantes del pueblo en asamblea (Legislativo). La voluntad general se distingue por la calidad, por su carácter ético, o sea por el interés común que se tiene. Con ello si se perdía la individualidad, y nos volvemos un eje particular, se contraviene la voluntad general del pueblo. En base a esta voluntad se toman las decisiones y se crea una democracia, participativa y representativa. Rousseau se refiere al “pueblo” como el eje que designa a sus representantes y gobernantes, pues es éste quien toma las decisiones y todo lo que la voluntad general designa es para el bienestar colectivo. ¡Ah!, pero si se equivocase en sus decisiones, es este quien puede rectificar nuevamente mediante el sufragio en los estados republicanos al ver el nulo actuar de los gobernantes y representantes que designan al desvirtuarse del beneficio común y general que requiere el pueblo. Es claro entonces, que este pensador político francés estableció también que no siempre todos estarán de acuerdo en algo, ya que es muy difícil tener contentos a todos y coincidir en un tema o asunto en general. Rousseau pone al gobernante y a los representantes populares como seres llenos de virtudes y los pone como “los elegidos” pero con la condicionante de generar el bien común al pueblo nunca en contra de ésta voluntad general.
Mi correo: jamhcom@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *