Exabogado de Trump acepta que hizo pagos para influir en elección de 2016

(Agencias)

El exaboga­do de Donald Trump, Michael Cohen, se declaró culpable ayer de haber violado nor­mas sobre financiamiento de campañas electorales y vinculó directamente al pre­sidente de Estados Unidos, Donald Trump, con pagos para comprar el silencio de dos mujeres.

En total, Cohen admitió ser culpable de ocho cargos, que incluyen también evasión fis­cal y fraude bancario, y que podrían enviarlo a prisión du­rante años.

El exabogado del Presi­dente se entregó ayer al FBI y compareció poco después en Nueva York ante un juez federal.

En la audiencia, Cohen “se puso de pie y testificó bajo ju­ramento que Donald Trump le ordenó cometer un crimen al hacer pagos a dos mujeres para influir en la elección”, dijo el abogado de Cohen, Lanny Davis, en un comunicado.

Si esos pagos eran un cri­men para Michael Cohen, ¿entonces por qué no lo se­rían para Donald Trump?”, preguntó.

Cohen reconoció haber gestionado antes de las elec­ciones dos pagos, de 150 mil y de 130 mil dólares, a mujeres que aseguraban haber mante­nido relaciones con el enton­ces candidato republicano a la Presidencia.

El abogado dijo bajo jura­mento que actuó “bajo direc­ción del candidato” y “con el objetivo principal de influir en las elecciones”, implicando explícitamente a Trump en es­tos delitos.

¿Usted sabía que todo esto estaba mal y era ilegal?”, le preguntó el juez William Pauley.

Sí su señoría”, le respon­dió Cohen, la voz temblorosa.

Aunque los documentos judiciales no identifican a las mujeres, todos los detalles coinciden con los casos de la exmodelo de Playboy Karen McDougal y de la actriz porno Stormy Daniels.

Según se sabe desde hace meses, las dos recibieron ese dinero a cambio de no hablar durante la campaña electo­ral de las supuestas relacio­nes extramaritales que Trump mantuvo con ellas.

El fiscal del caso, Robert Khuzami, explicó a los pe­riodistas que Cohen admitió haber pagado para silenciar a dos mujeres que tenían infor­mación que sería “perjudicial” para la campaña de Trump.

Ese dinero, por tanto, ha­bría sido una contribución ile­gal a la campaña electoral, al no haber sido declarado y su­perar los límites establecidos.

Tras efectuar los pagos, además, el abogado pasó fac­turas falsas a la empresa de Trump, que le reembolsó las cantidades abonadas.

Cohen fue liberado tras pagar una fianza de medio millón de dólares. El juez Pau­ley fijó la sentencia para el 12 de diciembre.

Las sentencias máximas son cinco años de cárcel por cada uno de los cinco delitos de evasión fiscal, 30 años por el delito de fraude bancario y cinco años por cada delito de violación de la ley de finan­ciación de las campañas, un total de 65 años de prisión si las penas fueran consecutivas.

Cohen dijo una vez que era tan leal a Trump que “recibi­ría un balazo” por él. Pero eso cambió cuando las autorida­des comenzaron a cercarlo tras allanar su oficina, y en ju­lio aseguró que sus “lealtades principales” son hacia su es­posa, sus hijos y su país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *