LOS APUNTES DE HOY

Por José Rodríguez Negrete

Muere la Ciudad de Armería

 

Armería fue uno de los pueblos más importantes del municipio de Manzanillo, pero luego del famoso tsunami en 1932, que destruyó Cuyutlán, Armería se convirtió, en 1967, en el municipio más joven del estado de Colima, para finalmente en 1988, mediante un decreto, se convirtió en ciudad.

Armería, que dicen que se le llamaba así porque fue un pueblo en donde se armaban barcos, tenía una actividad económica sensacional, muy importante para los colimenses, especialmente porque se producía sal y en el medio agrícola los cultivos de palma, limón, plátano, mango, maíz y sorgo, además de que la actividad turística en Cuyutlán,  El Paraíso, El Tortugario y Palo Verde dejaban importantes recursos para los armeritenses.

Pero así como se levantó en el período de la gobernadora Griselda Alvarez, para  alcanzar la categoría de ciudad, por el auge y la bonanza, había cines, bancos, hoteles y muchos comercios, nació el gran proyecto de la construcción de la autopista Guadalajara-Manzanillo, con la cual toda la circulación de miles y miles de automóviles que entraban a la ciudad de Armería dejaron de hacerlo, para irse por la autopista y así la economía de esta ciudad que iba floreciendo cayó; cerraron los bancos, los cines, los hoteles, desaparecieron los bomberos y hasta la Cruz Roja.

Luego le dan la puntilla con la brillante idea de construir un acueducto de Armería-Manzanillo, que para llevarle agua sufíciente al puerto y a los turistas que nos visitan, pero nunca dijeron que el agua era para vendérsela a los miles de barcos de turismo y carga que llegan normalmente transportando la carga de importación y exportación en más de dos millones de contendores al año. ¿Pero dónde están todos esos miles de millones de pesos?.

Qué bueno que a través de la venta de ese vital liquido, se logren ingresos muy importantes, pero sería mucho mejor que todo ese dinero pudiera servir para mejorar las condiciones de abasto de agua a los habitantes del municipio de Armería, que en los últimos años hemos visto como cada día los problemas de la falta de agua son mayores y no solo para los humanos, también se reduce para el ganado y los sembradíos. No puede ser que también por ese lado Armería se vea sacrificado y condenado a la muerte.

Así pues Armería, que también se dice que proviene de un lugar desde donde se observa y vigila, tendrá que ser atendido antes de que sea demasiado tarde o de plano esperar a que las condicione cambien otra vez; porque se dice que Armería tendrá su segunda oportunidad con la posibilidad de que el tramo carretero de Armería-Manzanillo, por la libre, lo conviertan en cuatro carriles para la circulación exclusiva de los tráileres asesinos; además de que también existe la idea de que a esa altura de Armería, se construya un puerto seco, de manera que los traileros ya no tengan que entrar al puerto para cargar y descargar, todo se realizará desde esa zona de Armería, porque solo así esa supuesta ciudad podría volver a florecer.

Mientras tanto vemos como una ciudad muere lenta, silenciosa y muy discretamente ante la vista de las autoridades federales y estatales. Soida…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *