Entrega-recepción

El proceso electoral local concluyó y para las nuevas autoridades municipales que resultaron electas, surge la lógica pregunta: ¿Qué sigue?

El proceso de entrega-recepción tiene por objeto dar cumplimiento al acto legal y administrativo mediante el cual el gobierno municipal saliente entrega de forma ordenada, compleja y oportuna al entrante.

Ante tal escenario, en este año se eligieron a 1,598 ayuntamientos ubicados en 24 entidades federativa, y de esas comunas electas, 1,249 entrarán en funciones en este 2018 y 349 tomarán posesión hasta el año 2019.

La entrega-recepción contempla o incluye todos los bienes muebles e inmuebles, infraestructura, equipamiento, archivos, almacenes, inventarios, fondos, valores y demás documentos e información relacionada con los programas, presupuestos y recursos.

En el acta de entrega-recepción y respectivos anexos se describe el estado que guarda la administración pública municipal; y se ordenan, integran y presentan informes, datos, registros, pruebas documentales y evidencias físicas relacionados, entre otros puntos, con la organización, conformación y operación del ayuntamiento; planeación, planes y programas; información presupuestal y contable; obra pública; y transparencia.

No hay que dejar de referir que la entrega-recepción de las administraciones públicas municipales facilita el inicio de la gestión del servidor público entrante y el término de gestión del servidor público saliente, delimitando los periodos de responsabilidad.

La importancia de este acto radica, luego entonces, en que ayuda a la continuidad del funcionamiento de la administración pública municipal, documentar la transmisión del patrimonio público y, sobre todo, brinda certeza jurídica del resguardo del patrimonio municipal, por lo que se promueve la rendición de cuentas.

En el estado la mayoría de los ayuntamientos están inmersos en tales trabajos, como el de Colima, Villa de Alvarez, Comala, Tecomán y Cuauhtémoc, al menos de éstos se conoce información, no así de los cinco restantes, que ojalá se dé en los mismos términos, con el propósito de que este proceso se cristalice de forma transparente, legal y tersa, sin desencuentros de ningún tipo entre autoridades entrantes y salientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *