Dar crédito

No se puede concebir el hecho de que actores políticos, azuzados o motivados por intereses estrictamente partidistas -que anteponen a los del pueblo de Colima- se opongan sistemáticamente a las acciones de inversión o de beneficio social que emprende el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, cuando debieren dar crédito a las mismas.

Un caso fehaciente de lo anterior es el recién aprobado crédito por los integrantes de la Legislatura anterior por el orden de los 410 millones de pesos, cuando existen todos los elementos sociales, técnicos y financieros para la concreción del mismo, amén en que para los rubros que se utilizará son estratégicos y fundamentales y nada ni nadie puede controvertir ello ni soslayarlo.

Hay que recordar que el  crédito se utilizaría para renglones torales y sentidos como la seguridad y la salud, es decir, para la  construcción de la nueva zona militar, para dar viabilidad al C5i y para la operatividad de los principales hospitales de Colima y Manzanillo.

De hecho, el propio gobernador Ignacio Peralta, la víspera, mencionó en entrevista con los medios de comunicación que la información del último crédito está abierta a la ciudadanía, de manera concreta lo concerniente al financiamiento solicitado y aprobado por 410 millones de pesos.

Sobre el punto, el mandatario estatal dijo que “el tema del crédito se explica por sí solo al leer el decreto, no obstante, si aun así quedaran dudas o aclaraciones qué hacer, con mucho gusto se puede programar una sesión de trabajo al Congreso donde acuda el secretario de Finanzas a explicar los pormenores…”

 

El gobernador reiteró están en la mejor disposición para que aquello no claro por el propio decreto, explicarlo en una reunión de trabajo con la Secretaría de Finanzas para especificar o detallar cualquier situación en donde queden dudas al respecto.

 

Le interesa al titular del Poder Ejecutivo, al margen del desarrollo económico y social, la salud pública y la seguridad, la transparencia y la rendición de cuentas, cuestión que parece no importarle ni un ápice a sus detractores y a los opositores de estos proyectos y consecuentemente al progreso del estado y el bienestar de los habitantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *