Reglas de éxito

No hay duda de que en cualesquier nivel de gobierno y en institución, asociación o instancia, pública o privada, es toral lo que concierne al rubro financiero, y en la medida en que éste presente signos positivos, en esa misma proporción aterrizará en otros renglones o aspectos.

Conforme se tengan finanzas sanas o al menos equilibradas, sin signos negativos pronunciados, se puede aspirar a mejores estadios y a buen puerto, de ahí la importancia de los tres niveles de gobierno por equilibrar y fortalecer lo que compete a esta delicada y estratégica área.

Lo anterior viene a colación por las declaraciones que formuló, la víspera, el secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado, Carlos Arturo Noriega García, mismas que se publican de nota destacada en la edición de hoy de eta Casa Editora, donde pondera que “gracias a las reglas de austeridad, racionalidad y disciplina del gasto público estatal que aplica el gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez, se fortalecen las finanzas públicas…”

Se refiere el funcionario estatal a la optimización del gasto en nómina, el cual pasó de 2 mil 152 millones 897 mil pesos en el 2015, a mil 349 millones 627 pesos en este 2018,

El titular de la Seplafin precisó que si se compara el gasto  de 2015 con el de 2018, hay una diferencia de 803 millones 270 mil pesos, lo que acredita una mayor eficiencia, eficacia, transparencia y austeridad en el ejercicio de los recursos públicos.

Sobre el vértice, Noriega García resaltó que estas acciones de austeridad, racionalidad y disciplina del gasto público, que se instrumentan desde el 2016, “permiten generar ahorros y economías, sin afectar las acciones sociales y los resultados que la población espera del gobierno estatal.”

Detalló en ese sentido que el gasto en nómina fluctúa, pero muestra una tendencia a la baja, ya que en el 2015 fue de 2 mil 152 millones 897 mil pesos; 2 mil 014 millones 320 mil en el 2016; 2 mil 085 millones 918 en el 2017 y mil 349 millones 627 en este 2018.

Lo anterior, gracias a la política racional y de transparencia ordenada por el gobernador Ignacio Peralta Sánchez, que palatinamente ha enderezado las finanzas estatales, aun cuando la anterior administración le dejó un desaseo administrativo y deudas millonarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *