No actuar con el hígado

Tristeza, desilusión e impotencia es lo que pasa por la cabeza de algunas de las responsables de estancias infantiles al enterarse de la decisión final del presidente Andrés Manuel López Obrador, ante el nulo apoyo económico para el programa.

La víspera, el mandatario de la nación reiteró que el sustento otorgado a las diversas estancias ya no se dará más, en función de que se entregará directamente a los adultos mayores, quienes serán los encargados de cuidar a los más de 350 mil niños que se quedarán sin el apoyo.

Dicha decisión fue tomada -se presume- por los supuestos gastos excesivos, donde se presentaban informes adulterados e irregularidades, a grado tal que había estancias con niños no registrados ante Sedesol, pero son presunciones, nada corroborado ni oficializado.

Lo anterior ha orillado al alcalde capitalino Leoncio Morán Sánchez a pedir al gobierno federal “no actuar con el hígado” y “evitar los revanchismos”, tras conocer que la Secretaría de Hacienda propuso pagar a los abuelos para que cuiden a los nietos, en lugar de que la estancias infantiles sigan operando en el país.

Al aclarar que nadie está en contra de que se actúe contra quienes se desempeñaron de manera incorrecta, expuso que “cuando alguien actúa con el hígado y de manera intempestiva sin prever las consecuencias de una decisión tomada en el escritorio, es muy difícil solucionar los problemas de una comunidad…”

Dijo que hasta la fecha el gobierno federal no ha hecho alguna detención ni señalamiento de fondo, pero ya hay en el país miles de menores en situación de vulnerabilidad.

En primera instancia, se argumentó que el programa de estancias infantiles sufriría un recorte del 50%, lo que despertó protestas en algunas entidades; sin embargo, la inconformidad no bastó, pues las autoridades insistieron que la opción más viable es que “los abuelos se hagan cargo de sus nietos”.

López Obrador debe dimensionar que con esta decisión afecta a niños y paterfamilias, más a los primeros, que al igual que ninis, adultos mayores y estudiantes, son mexicanos, con identidad propia y futuro incierto. Debe reconsiderar dar marcha atrás y replantear al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *