“La Incógnita de la Democracia”

Por: Víctor Yaotzin Torres López

Sócrates criticó duramente a la democracia, sin lugar a dudas la democracia, en su más amplio extensor, en sus vías directa e indirecta tiene muchos puntos de fragilidad.

Lo que nuestro país ha vivido, de hartos Gobiernos sin resultados contables y de numerosas problemáticas tienen su origen en el pasado, en el año 400 a.c ya existían esos problemas entre ellos; ignorancia, demagogia, avaricia, etc.

—Era Sócrates un adversario de la democracia? — Karl Popper la formuló en la “Sociedad abierta y sus enemigos” (Buenos Aires, Argentina, Editorial Paidós, Pp. 294-302).

Para mí pensar no era un adversario ni enemigo de la democracia, tampoco tenía ideas inequívocas, era un individuo “per se” con una sapiensa prominente.

Por otro lado tenemos otra interrogante; Qué mejor prueba de respeto a la democracia que morir por la libertad, el saber, la razón, la verdad y la crítica? El Sócrates de Platón es Platón, el Sócrates de Popper es un pedagogo de la democracia. (Fragmento del libro: “El pueblo soy yo”).

El gran filósofo Sócrates estaba en contra de la trascendencia de la época: ” El poder de la elección en manos del pueblo”, pero antes de pasar a este tema, es importante destacar que Sócrates no escribió ni un solo libro, todo lo que se sabe es gracias a los escritos de Platón su aprendiz.

En el libro de Platón “La República” en el tomo 6 señala una conversación de Sócrates y Adelmontus, hermano de Platón, acerca de la democracia, Sócrates decía que no todo el mundo contaba con las cualidades y capacidades para reflexionar, analizar, meticulizar y debatir como para elegir a un representante de Gobierno.

El más que nada, se inclinaba por las personas con un criterio más amplio para emitir análisis, entre ellos las mentes brillantes, intelectuales de la época y para eso lo explicó con un ejemplo: el ya conocido por muchos, el del barco que si un grupo de personas iba a viajar a determinado lugar, quién les gustaría que manejará el barco? Por un lado un grupo de expertos en la materia de transporte de navegación o un grupo de individuos sin conocimientos en la materia.

En conclusión votar en una elección es una habilidad profunda que no debe dejarse en forma aleatoria, no estaba errada la idea de Sócrates, pues hoy en día como ciudadanos debemos razonar y ser más críticos a la hora de emitir el sufragio y no dejarse comprar por una despensa de un día o por dinero que se va como el agua y desde luego las consecuencias de un mal Gobierno duran 3 o 6 años, así es que razonemos el voto y empecemos a elegir a Gobernantes con la suficiente preparación de decisión para Gobernar, ya que la política no es para todos, tiene su motivo y causa de preparación para la toma de decisiones de manejar y conducir a un municipio, Estado o país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *