En contacto cultural con…

Por Eduardo Lomelí G.

Máyela Miramontes

En el estado de Colima nace Máyela Noemí Miramontes Llerenas cuenta con la licenciatura en letras hispanoamericanas, es egresada de la Universidad de Colima, Máyela Miramontes nos cuenta que la razón que la llevó a estudiar las letras es la preocupación que nace en ella por la salud, no solo física sino también la emocional y espiritual, asegura que la literatura es ciencia del espíritu, la licenciada en letras a trabajado como becaria en el programa “Arte y barrios” del ayuntamiento de Colima en la Universidad de este mismo Estado, impartiendo talleres de lecto-escritura para niños, fue docente de educación secundaria en el Colegio Ingles de Colima, así como en el municipio de Atemajac de Brizuela, Jalisco.

La talentosa joven nos confiesa que le agrada enseñar, pues asegura que lo adolescentes del hoy carecen de grandes valores, ya que el disciplinar y aprender a respetar es crucial para formar seres humanos la lectura alimenta y educa las emociones los sentimientos del ser humano, somos lo que somos para educar la voluntad y el razonamiento.

La maestra Máyela tiene una profunda pasión por las culturas precolombinas, y desde 2012 todos sus métodos de enseñanza son basados en las cualidades del arte prehispánico, haciendo de cada intervención un fenómeno somático, gestual y kinésico.

La docente nos cuenta con estas palabras “la literatura prehispánica me ha revivido en vida, porque todos pasamos por crisis y a mí la cultura náhuatl potencializó mi crisis y al mismo tiempo salí de ella, me siento enteramente conectada conmigo cada vez que habló de nuestras raíces culturales, porque siento que es una propiedad del mexicano sentir amor a la tierra y la identidad del mexicano está en gran medida en las nociones prehispánicas que tenemos y en los territorios indígenas, yo amo ser mexicana”.

Máyela Noemí Miramontes Llerenas, es una convencida que las raíces de nuestros antepasados, culturas y tradiciones son tesoros invaluables que como mexicanos tenemos la obligación de rescatar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *