AMLO: No hay ni asomo de recesión

*Así lo quisieran los conservadores, dice en informe por primeros 100 días *Según el presidente, la economía del país va al alza

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que la economía nacional crece poco, pero no hay signos de recesión como pronostican los opositores, conservadores y analistas, “se van a quedar con las ganas”, advirtió.

En materia económica, dijo que su gobierno busca acabar con la corrupción y con la impunidad para liberar recursos que impulsen el desarrollo: “En eso consiste nuestro plan económico, en acabar con la corrupción”, insistió.

“La economía afortunadamente está en marcha, aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican, con mala fe, sus analistas. Se van a quedar con las ganas”, afirmó el mandatario.

Al rendir su informe por los primeros 100 días de su sexenio, precisó que durante este periodo el peso ha ganado valor con relación al dólar por un equivalente de 4 por ciento; la inflación ha bajado de 5.9 a 4.4 por ciento, en promedio y la confianza del consumidor ha alcanzado máximos históricos de 120 puntos.

Afirmó que pese al escepticismo que hay por parte de algunos sectores, el crecimiento del país en un 4 por ciento al término del sexenio lo logrará.

“Hay escepticismo de lograr crecer 4 por ciento en el sexenio, el doble de lo que se alcanzó en 36 años de periodo neoliberal: acepto el reto, porque hay confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros”, aseveró.

López Obrador sostuvo que acabando con la corrupción e impunidad se liberarán los fondos necesarios para destinarlos al bienestar del pueblo.

Sólo en el combate al robo de combustible o huachicoleo se ahorrarán 50 mil millones de pesos este año.

Además, se venden aviones y helicópteros, y no se rentarán más servicios de lujo con cargo al erario, con lo que el presupuesto rendirá mucho más, aseveró.

NO DEJARÉ OBRAS “TIRADAS”

Esto fue parecido a una fiesta entre amigos y familiares. En primera fila estaba su familia, los más cercanos, su esposa, sus hijos, en quienes Andrés Manuel López Obrador confía por encima de cualquiera de sus colaboradores.

Acompañado de su gabinete, de integrantes del Ejército y de la Marina, y de un importante número de empresarios y de 23 gobernadores, López Obrador dijo que la confianza de la población está en el punto más alto registrado a la fecha.

Presume que las tiendas de autoservicio venden más que nunca, que el peso ganó valor respecto al dólar, que la inflación baja, y por ello confía en que la economía crecerá paulatinamente. Por ahora, no ve nubarrones en el horizonte.

La economía afortunadamente está en marcha; aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican con mala fe sus analistas. Se van a quedar con las ganas”, expuso López Obrador.

El presidente recriminó que los gobiernos anteriores que hayan dejado a medias, sin concluir, en obra negra centros de salud, hospitales, presas, acueductos, canales de riego, carreteras, libramientos, escuelas, trenes, unidades habitacionales, gasoductos, plantas de fertilizantes, centros turísticos, termoeléctricas, puertos.

Por ello se comprometió a no repetir la historia con los proyectos propios, no dejará obras “tiradas”.

Hemos hecho el compromiso de no iniciar ningún proyecto de gran escala que no podamos terminar durante nuestro mandato; es decir, el Tren Maya, la refinería, el Corredor Transístmico, las carreteras, el aeropuerto y todo lo que hagamos deberá concluirse y quedar funcionando en el sexenio”, puntualizó el titular del Ejecutivo.

Pero los cien días son una especie de primer examen. Mientras afuera de Palacio Nacional cientos de personas se manifestaban en reclamo de empleo, recursos públicos o garantías de seguridad en sus comunidades, el presidente explicaba a los presentes en el Patio Central de Palacio Nacional que el cumplimiento de sus compromisos contraídos en su toma de posesión, es del 62 por ciento.

Repasándolos al día de hoy y vamos a entregar los anexos correspondientes, ya 62 de esos cien compromisos se han convertido en hechos y 38 están en proceso de cumplirse”

Y entre amigos también se entra en confianza, se acepta que sólo se han sentado las bases para la pacificación del país, que se contuvo la ola de violencia asociada al crimen organizado, pero la población sufrirá los embates de la delincuencia por un tiempo.

En los hechos, la población del país se encuentra en estado de indefensión; esto explica en parte -no es justificación- por qué sólo se ha logrado contener la incidencia delictiva, pero no reducirla significativamente como lo deseamos”, reconoció López Obrador.

Apenas es el inicio de lo que el presidente llama la Cuarta Transformación, y por ello agradeció el apoyo de los sectores que se arriesgarán junto con él en el desarrollo del país, a los empresarios, representador por Carlos Hank González, de Grupo Banorte; de Ricardo Salinas, de Grupo Azteca; de Daniel Chávez, de Grupo Vidanta Hoteles; y de Alfredo Harp Helú.

Agradezco la confianza del pueblo de México, de todos los sectores; agradezco en especial la confianza de los empresarios”, puntualizó el presidente en el último de los 23 aplausos que acompañaron su discurso de una hora y 20 minutos.

Y ya más en confianza, cuando el sol apretaba sobre el Patio Central de Palacio Nacional, recalcó que no traicionará las expectativas formadas en torno suyo y que, sabe, son altas.

Y reitero, reafirmo, refrendo el compromiso de no fallar. Nunca jamás claudicaré. Antes muerto que traidor”, sentenció mientras el sol caída a plomo en el Patio Central de Palacio Nacional.

DESTACA REFORMAS

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, destacó que a 100 días de que inició su administración, ya está en marcha la Cuarta Transformación del país y para alcanzar las metas se concretaron tres importantes reformas legales en el Congreso de la Unión.

Las modificaciones logradas son: la Ley de Extinción de Dominio, para la expropiación de los bienes y recursos producto de la corrupción, la violencia y la delincuencia organizada; la modificación al artículo 19 para tipificar como delitos graves y sin derecho a fianza el fraude electoral, la corrupción y el robo de combustible, y la creación de la Guardia Nacional para combatir al hampa y garantizar la seguridad pública.

Agradeció a los legisladores del Congreso de la Unión para llevar a cabo estas modificaciones constitucionales.

“En este proceso hemos contado con el apoyo de legisladoras y legisladores de todos los partidos. Les agradezco a todos”, afirmó.

El Ejecutivo federal dijo que en estos primeros 100 días ya visitó las 32 entidades federativas y ha realizado encuentros informativos en 90 municipios, además de encabezar todos los días una reunión de seguridad pública entre las 6:00 y las 7:00 horas, para después ofrecer una conferencia matutina a medios de información de lunes a viernes.

Los fines de semana, detalló el primer mandatario, acude a giras por los estados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *