Vereda Anónima

Por Dalal El Laden*

Aire asuntino

Seré del tiempo que no corre,

de la mirada que no parpadea,

del corazón que no late.

Por esto he decidido no correr.

——

Foto

Atada a sonrisas;

a poros con maquillaje;

a poses antinaturales.

Nadie menos libre que tú.

——

Quise volver y recordé que nunca me fui.

——

Usted me enseñó,

y como buena alumna

me gradué en imaginar,

así que ahora enséñeme

a no ver sus ojos frente a los míos,

y a no escuchar desde ellos su silencio consolándome

cada vez que lloro.

——

Aire asuntino

Dejo atrás la casa hecha oficina,

su fragancia a años,

su pintura rosada

adornada de inexpresivas caras,

gracias a la inevitable rutina.

Me detengo,

tomo la imagen

sobre este suelo lleno de amarillo y verde,

que también recibe al vaso plástico de vuelta pisoteado

bajo el imperdonable rayo.

Aun con el rayo, la brisa amiga

entre las alpargatas, el traje azul, la guitarra y

el sombrero del hombre,

frente a este banco bajo las ramas,

testigo de mi cuerpo inquieto,

sediento de sombra

frente a postes y vitrales.

*Del libro “Vereda Anónima”, de Dalal El Laden.

ladendalal@hotmail.com / http://dalalelladen.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *