Ex zona militar

No hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla, reza conocido refrán popular y el cual les queda como anillo al dedo a los integrantes de la Comisión Ciudadana para la Planeación y Desarrollo de la Calzada Galván, quienes no han definido hasta hoy cuándo habrá una respuesta concreta en torno al destino que tendrán las instalaciones de la ex zona militar, ubicadas por la calzada Galván, en esta ciudad capital.

Ante tal panorama, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, con sentido de responsabilidad social y compromiso ciudadano, les puso, por así decirlo, un “ultimátum” a los miembros de dicha comisión, durante la reunión de trabajo que presidió con éstos y los diputados locales, al insistir en “la importancia histórica de esta coyuntura que estamos viviendo en Colima de tomar una decisión sobre el destino de los terrenos de la ex zona militar…”

Hay que exponer en este contexto que el trabajo de definir el destino o uso que tendrán tales terrenos no fue obra de la casualidad o una graciosa concesión a la comisión ciudadana en cuestión, sino que recayó en ésta por ser hombres y mujeres de distintos sectores productivos comprometidos con el desarrollo de Colima y un espíritu democrático, instalada por decreto para este efecto.

De tal suerte que el gobernador Ignacio Peralta cumple con su palabra y le responde al pueblo de Colima, no del todo los integrantes de la comisión al no cumplimentar aún el accionar comprometido (aunque hay que reconocer que no es un asunto menor) y menos los diputados locales que fueron convocados ex profeso para que conocieran avances y detalles sobre el particular, estando en ese encuentro únicamente cinco de veinticinco legisladores.

No es ocioso recordar que el predio de la ex zona militar es un activo que se incorporó al patrimonio del Gobierno del Estado y en lo que se decide su destino final se hizo una ocupación temporal de algunas oficinas estatales, que se ubicaban en Palacio de Gobierno y en donde ahora se construye el C5i. Lo sintomático de la reunión es que el gobernador exhortó a los integrantes de la comisión a definir un cronograma de trabajo que le dé certeza a la población, con una fecha de conclusión y la presentación del proyecto integral.

Pese a que no se ha cristalizado la tarea y que no se ha avanzado como se deseara, los integrantes de la comisión están conscientes de la trascendencia histórica del trabajo que emprenden y de la decisión que tienen en sus manos. No hay otra más que esperar y apoyarlos en este trascendental compromiso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *